Entradas

¡Buenas!

Un martes más, como siempre, volvemos con tu programa favorito. Si también estás de resaca o necesitas desconectar de tanto estudiar o trabajar, estás en el lugar adecuado.

¿Os acordáis de que la semana pasada escogimos la opción de unas camisetas personalizadas? Si queréis trabajar con los mejores presentadores del mundo, os recuerdo que podéis enviarnos vuestros vídeos para ser colaboradores del programa. Nos vemos el 1 de julio en el Ubeat live con el último programa de la temporada que será en directo.

Para la semana que viene hemos escogido la opción del experimento y, quizá, en lugar de buscar colaboradores vamos a tener que buscar presentadores. En unas semanas daremos la bienvenida al verano y también a los mejores festivales. Para conseguir sobrevivir a todos sin ningún percance, Luc nos trae en su sección semanal la guía más completa para sobrevivir en plena naturaleza.

Probablemente uno de los streamers de los que más se está hablando y más se ha visto últimamente, hoy tenemos en el programa a Axozer.

(P): ¿Has notado muchos cambios en tu día a día cotidiano?

(R): El gran cambio ha sido tener que ducharse. De momento, no ha cambiado mucho, no me han parado por la calle. No ha sido un cambio de nada a todo, supongo que irá progresivamente y que la gente me vaya parando más y más. Por la zona en la que vivo no me ha parado nadie, así que, mejor.

(P): ¿Desde cuándo querías enseñar la cara?

(R): Fue increíble tener conmigo a medio millón de personas, no me esperaba tanta gente en el directo. Sinceramente, yo quería hacer el face reveal antes de que terminara 2021. Lo que pasa es que se fue atrasando y atrasando…y, al final, se quedó en esa fecha de mayo como límite. Estoy feliz de haberlo hecho es un nuevo paso, nueva era, nueva creación de contenido.

(P): ¿Qué contenidos que antes no te veías en la situación de hacer tienes ganas de emprender?

(R): Sobre todo el tema de los reaccionando o del just chatting. Antes era mucho más difícil hacer, por ejemplo, los reaccionando porque tienes que estar hablando y tienes que estar buscando alguna forma de entretener a la gente ya que no te están viendo la cara.

Ahora es mucho más fácil porque se puede ver mi expresión facial y, más o menos, se puede intuir con mi cara qué puedo pensar del vídeo o qué opino de la situación y mejora mucho tanto la calidad del streaming como el contenido.

(P): ¿Cómo surgió tu fichaje por KOI?

(R): El día que se anunció el proyecto en el Palau Sant Jordi me gustó mucho la idea y pensé que me gustaría formar parte de este gran equipo y proyecto. Al final un par de mensajes hablando con Ibai, dijimos en ir haciendo cosas poco a poco. Me quisieron ayudar con el tema del face reveal y ahí pensamos en juntar las dos ideas para que fuera todo a lo bestia.

(P): Gracias a tus estudios de programación y a que controlas los videojuegos ¿Te ves en un futuro trabajando en la industria del videojuego como desarrollador o de diseñador?

(R): Si algún día esto me va mal o me deja de funcionar, yo volvería a la informática. Es un tema que me sigue apasionando y que sino llega a estar Twitch yo estaría ahí, no tendría dudas. En un futuro es probable que pudiera volver al tema de los servidores, programación, seguridad…

La pregunta del acantilado, de cuyo resultado no me hago responsable por su imparcialidad, me dio otro punto de ventaja. Pasamos a la sección que le hemos preparado a Axozer que, como no podía ser de otra forma, tiene que ver con un mensaje con la voz modificada que esconde al autor original.

Despedimos a Axozer, un fuerte abrazo y vuelve cuando quieras a la que es tu casa. Seguimos con el programa y lo cerramos con la sección de Spursito y sus particulares clasificaciones de las cuales tampoco nos hacemos responsables.

Esta vez, sus top 3 han tenido que ver con: los peores programas de televisión, los animales más bonitos del mundo y los peores estados de la caca.

Si queréis saber más de estas categorías, tendréis que ver el programa. Os dejo por aquí el enlace y nos vemos la semana que viene.

¡Hasta la próxima!

C.

CAPÍTULO UNO: TÚ A LONDON Y YO A IRLANDA

#Michelle1

¿Me esperabais? Soy Michelle McReary ya conocéis mi futuro, pero no sabéis casi nada de mi pasado. Comienza London Eye y esta historia no podría contarse sin mí ni mi familia. Obviamente, no empiezo mi historia sola, lo hago acompañada de Troy Goulding, ¿le recordáis? Unos irlandeses en Londres, no sé cuánto duraremos, pero vamos a disfrutar lo que dure.

No os perdáis nada de mi vida y para que entendáis mejor mi presente y futuro, os dejo este enlace. Si tenéis Twitter como yo, podéis comentar mi historia con #Michelle1.

Cuando llegas a una ciudad y te quieres reunir con tus amigos sueles acudir a los lugares más emblemáticos, así que, Troy y yo nos dirigimos a la Torre Big Ben para reunirnos -muy a mi pesar-con Cormac Griffin y Pearson Boyle, amigos de Troy.

Ya  les iréis conociendo, pero digamos que ni Troy ni sus amigos tienen la mejor capacidad de atención, podríamos decir que son algo despistados y que el manejo de las tecnologías no es lo suyo.

A los tres les une su afición por la pesca, aunque no supieran ni encontrar los cebos para capturar los peces, y su pasado en la guerra.

Precisamente, la guerra es el motivo que nos ha traído a Londres. El contacto de Troy en la ciudad le dijo que no tienen nada de armamento aquí y Troy estaba equipado hasta las cejas. Quería introducir en la ciudad todas las armas que guardaba en la antigua casa y tanto sus amigos como yo le ayudaríamos en su plan.

En principio, no habría competencia, pero de haberla están muertos. El mayor problema ahora era conseguir que Troy regresara a su antigua casa, demasiados recuerdos, el peso del pasado sobre sus hombros. Por mucho que duela las personas se van y nos dejan para siempre dejando solo la sombra de lo que fueron.

¿Qué podría salir mal si te subes a una avioneta pilotada por Troy y ocupada por veteranos de guerra un tanto desubicados en el espacio-tiempo? Absolutamente todo, todavía no sé cómo pudimos sobrevivir a aquello, ni cómo los abuelos han podido sobrevivir tantos años, pero lo conseguimos, llegamos a Irlanda.

Si logramos seguir vivos después de la avioneta podríamos entrar en casa de nuevo. Troy no permitirá que nadie le quite su isla, su casa y aquí estamos para defenderla, lo haremos por Ciara Scott.

Dentro de la casa, hay una instancia a la que no puedo entrar, desconocía el motivo, pero Troy no me deja que vea lo que hay en su despacho. Me pide que no remueva el pasado, no sé si podré cumplir mi promesa de no hacerlo, no me gusta que me oculten cosas.

Volvimos a la ciudad para seguir con nuestro plan -el plan verde porque el rojo ya sabemos que es un color para otro sentimiento-. Demasiado tiempo con ellos, me tienen harta con sus desvaríos, quería irme de fiesta para conocer a la gente de la ciudad, cogí la moto y puse rumbo a ninguna parte con la única condición de ser simpática y agradable.

Me duró poco la paz y la soledad, Cormac me llamó para que les mandara un taxi y todo se enredó demasiado.

Con mi moto tuve que ser el GPS de “Maxi” el conductor del taxi, los abuelos solo se fiaban de él como conductor, decían no sé qué de infiltrados…a veces, no les entiendo cuando me hablan.

Sí, habéis acertado, terminamos discutiendo por el precio de la carrera.

Con tanta aventura nos entró hambre y fuimos al badulaque a comprar agua y comida. Allí conocí a Gia, la dependienta, a una chica llamada Rebecca y me reencontré con el asiático pelirrojo.

No sé en qué momento los cordones de las zapatillas no paraban de liarse y vi las baldosas del suelo demasiado cerca más veces de las necesarias. Una agente de policía que estaba dentro de la tienda se interesó por mí, pero no me gusta tener cerca a la policía ni para ayudarme. Lo mejor era que nos fuéramos de allí sin perder más tiempo.

Estaba claro que no me iba a librar de los abuelos, así que, si no puedes con tu enemigo, únete a él. ¡Al casino a ganar (o perder) dinero!

No ganamos dinero y perdimos de vista a Corman, bueno no sé si le perdimos o ganamos recuerdos…esa señora… ¿sería ella? Solo el tiempo lo dirá.

No recuerdo el motivo por el cual terminamos en comisaría, pero tenía una misión: debía conocer los rangos de la policía y los nombres, cuanto más cerca estuviéramos de ellos más fácil nos libraríamos de su presencia.

Ahora que habíamos conseguido llegar hasta la playa para pescar, era mi oportunidad para despistar a los viejos por segunda vez y hacer amigos, llevo solo un día en la ciudad y aquí hay gente muy peculiar.

Como grupo se nos da mejor traficar que pescar, así que, desistimos de los cebos y volvimos a nuestro plan siguiendo las indicaciones de Troy. Tenemos armass (importante decirlo con doble s) y debemos empezar a moverlas poco a poco para empezar a ganar dinero. Para ello, deberíamos establecer un punto a salvo para las armass, planear distintas rutas de distribución y sacar información de la gente de la ciudad.

¿Traeríamos las armass por tierra o por mar? ¿Compraríamos más cebos a los viejos de las residencias? ¿Tendríamos una ruta correcta y otra errónea? ¿La ruta correcta sería la de las armass y la ruta errónea la de las armassss? ¿Los satánicos serían un problema para el plan?

Muchos interrogantes y muchas respuestas que están por llegar.

¡Hasta la próxima!

M.

CAPÍTULO DOS: EXTRECHINATO, TÚ Y YO

#Michelle2

Un nuevo día comienza en Londres y, antes de saber qué me depara, os tengo que contar que ayer terminé acompañada y muy cerca de mis conocidas Sabine -cadete de la policía-, Julieta y Gloria.

Hoy, al despertar, me sentía generosa y quise dar una sorpresa a Troy amueblando la casa, porque si ya es agotador escuchar a los 3 abuelos al aire libre, imaginad si los tienes que oír con el eco de una casa sin muebles.

Troy se me había adelantado comprando algunos enseres y terminamos amueblando entre los dos. Nos quedamos sin ideas para terminar de decorar y nos fuimos a comprar cebo para la pesca a la torre de los cuatro relojes en el coche.

Aprovechando que estábamos solos, le conté lo que pasó ayer con mis conocidas y él me contó sobre sus batallitas de la guerra y las drogas…una vez más.

En qué hora se lo conté, ahora se lo suelta a cada persona con la que se cruza, de verdad, qué vergüenza. ¿Sabéis que está peor que mi imagen con Troy y su coche de camping? Nuestra salud mental, por eso quise acompañarle al hospital para que le valorase un psicólogo o psiquiatra o cualquier profesional que pudiera alejarlo de mí un rato.

Ni siquiera pudimos llegar a entrar porque recibí una llamada de Melinda, una señora con la que quiere ligar Cormac o al revés, no lo sé, el tema es que en esa llamada también me dijo que me llamaría Isabel. Ese nombre…esa mujer…Isabel…al momento me llamó para decirme que tiene una sobrina y que está buscando amigas.

Necesitaba avisarle a Troy para contarle lo que había pasado. Me dijo que no respondiera más sus llamadas y que borrara su número. Así lo hice, aunque, la verdad, es que quiero recuperar ese número de teléfono.

Cormac me mandó su ubicación para que fuéramos a buscarle y en el camino con Troy en el coche volví a sacarle el tema. No me quiso dar ninguna explicación, me sigue ocultando detalles sobre lo que pasó hace 4 años. Únicamente me dijo que si me cruzara con Isabel en la ciudad solo tendría que disimular ya que a ella le costará reconocerme después de tanto tiempo.

Troy me dejó en el garaje central, sin saberlo, Isabel y varias chicas estaban allí también. Me puse mi bandana por si pudiera llegar a reconocerme. Me acerqué a ellas solo para preguntarles si habían visto al viejo y terminé montada en su coche buscándole.

Isabel me invitó a una fiesta de cumpleaños para que conozca a sus sobrinas, mi primer impulso fue aceptar la invitación, pero rápido la rechacé. Como no le encontramos, me dejaron de vuelta en el garaje central.

No me gusta que me oculten información, antes o después descubriré la verdad.

Hasta aquí el segundo día, siento que haya durado tan poquito, espero que estéis disfrutando tanto como yo de este viaje.

¡Hasta la próxima!

M.

CAPÍTULO TRES: AMISTADES PELIGROSAS

#Michelle3

La ciudad vuelve a estar a pleno rendimiento y con ella vuelve un nuevo capítulo de mi historia. Tranquilidad, he aprovechado estos días para comprarme (pelucas), ropa y maquillajes nuevos, no podía dejar pasar la oportunidad, quizá me veáis algo cambiada…es por el desarrollo de la juventud, no me juzguéis.

Os hago un resumen de lo que ha sido mi vida hasta el momento, Troy y yo estamos en Londres con un propósito aún por desvelar, algo hemos ido avanzando, pero lo mejor siempre está por llegar. En esta nueva aventura nos acompañan Cormac y Pearson, amigos de Troy, a los que me toca aguantar y a los que necesito encontrar algún hobby más allá de la búsqueda de cebos y la pesca.

Toda buena trama tiene secretos por desvelar, lo único que no mola de esto es cuando los secretos te los ocultan a ti. Troy me oculta algo de mi pasado de hace 4 años –espero que no sea un novio– e Isabel está involucrada de alguna forma porque no quiere que tenga contacto con ella.

Solo el tiempo podrá darme las respuestas que necesito, volvamos a la calle y descubrámoslo.

Genial, entro en casa y me encuentro a Troy bailando solo celebrando que tenemos muebles nuevos y, cuando decide parar, me dice que me ha roto el ordenador porque derramó café encima. ¿Cómo podré comunicarme ahora con mis amigas sin mi ordenador? De verdad, este señor está fatal que alguien haga algo con él y se lleve a sus amigos de paso.

Pensándolo mejor, quizá solo esté intentando tener detalles bonitos conmigo y yo esté siendo muy dura con él, así que, mientras no haya gente cerca, intentaré portarme mejor con él. Por eso, y como era de noche, le propuse que nos fuéramos a la ciudad para pasar tiempo juntos.

De camino en el coche, recordamos a Ciara y hablamos sobre Isabel y le comenté la posibilidad de que le explicáramos lo que pasó con la muerte que nos une a los tres. Troy se siente culpable de aquello y no quiere que Isabel sepa todo lo que pasó, pero a mí no me parece justo, tiene que saberlo por mucho que Troy me diga que remover el pasado es doloroso, Isabel tiene que saberlo. Lo que Troy no entiende es que callarse no le hará menos culpable.

Él solo confía en sus amigos Pearson y en Cormac, solo ellos debían conocer la verdad de lo que pasó porque nunca le han fallado y siempre le han acompañado desde que crecieron juntos cuando eran pequeños.

Cuando llegamos a la ciudad nos encontramos con más gente de la que pensaba, esta parte mejor no os la cuento porque, obviamente, Troy me dejó en ridículo frente a dos culturistas o fueron ellos los que se dejaron solos en ridículo, ay no lo sé, me agobié un poco.

Menos mal que me llamó mi amiga Julieta y me rescató de la gasolinera ofreciéndome dinero si conseguía enterarme de una fiesta que organiza una tal Isabel. ¿Dinero? ¿Fiesta? Obvio, iba a ayudar a mi amiga, pero no penséis mal de mí, lo hago por ella y para reforzar nuestra amistad. La información me llegó directamente de Isabel que me envió un mensaje invitándome a su fiesta de cumpleaños.

Quedamos Troy y yo en una tienda de súper nivel con mi amiga Julieta para cambiarnos antes de juntarnos con el resto de la gente. Julieta tiene tanto estilo que me gustaría ser como ella, así que, seguí su consejo para elegir mi look y las dos íbamos divinas. Ahora que los tres estábamos vestidos para la ocasión, fuimos al garaje central y allí nos enteramos de un evento en la ciudad: la presentación del nuevo alcalde.

Parece que el garaje central es el punto de encuentro con Isabel. Cualquier espacio por muy al aire libre que sea se queda pequeño cuando coincidimos Troy, Isabel y yo. Hablé con Troy sobre esto y decidimos que mantendría el contacto con Isabel.

Estando en el garaje coincidimos con Gloria y volvimos a la tienda de ropa porque hay algo de mi look que no encajaba con el de mis amigas y yo no quiero desentonar, quiero ser como ellas. Si me dicen que me cambie de zapatos, lo hago porque en esta vida todo es aparentar y encajar.

Llegamos al ayuntamiento para la accidentada presentación en sociedad del alcalde, cuando el acto se terminó, cada uno nos dispersamos en una dirección distinta y yo perdí a Troy. Me llamó porque estaba desubicado y le acerqué hasta su coche, allí me dijo que no podía quedarse conmigo porque tenía cosas que hacer. Le quise seguir con mi coche, pero no fue posible. Llamé a Julieta y a Gloria por si le habían visto, me dijeron que no sabían nada de él, pero que si le veían me lo diría.

Julieta le encontró frente a la gasolinera y juntas vimos que estaba enfrente de la casa de un señor hablando con él, ¿Troy está teniendo una relación homosexual y no me lo cuenta? Yo ya no puedo con tanto secreto.

Cuando, por fin, pude encontrar a Troy me dejó bastante preocupada porque me dijo algo de que en algún momento se irá y me podré quedar con la casa, que esa parte está bien, pero no quiero que se vaya porque podemos seguir viviendo juntos, aunque si él no quiere, pues no, viviré sola rodeada de gatos.

La conversación siguió liándose porque me habló de Jimmy, el señor con el que le vi antes. Me dijo él que nos va a llevar las cuentas y asuntos económicos relacionados con el viñedo que tenemos. ¿De qué viñedo habla? Además, a mí me parece un poco pronto que ya quieran compartir gastos y sepa el dinero que tenemos, no me gusta esta relación que se traen, creo que van muy por rápido y encima, ¡Jimmy está casado!

Vale, esperad, cuando Troy me explicó todo más despacio lo entendí mejor: no tiene ningún tipo de interés sentimental en Jimmy, solo nos va a llevar el negocio de las armass a cambio de darle unos sobres de dinero y nos sirva como motivo de extorsión por si en algún momento nos descubre. Hemos quedado mañana con Jimmy y su mujer para empezar a hablar de negocios.

El día terminó con otra intensa charla, esta vez, con Sabine. Quiso hablar conmigo en privado para decirme que se estaba esforzando en ser mi amiga y que yo no le estaba poniendo las cosas fáciles, que me dejara de tonterías y que accediera a ser su súper conocida. He de reconoceros que mientras me levantaba el tono de voz me entraron unos sudores raros, el calor de esta ciudad es insoportable.

Nos unimos con el resto de mis amigas y Troy. No me gusta que Troy pase tanto tiempo con nosotras, tampoco me gusta que ya toda la ciudad sepa que es mi padre y mucho menos que Sabine quiera tontear con él.

La ciudad no descansa hasta que no se va la última persona a dormir, así que, ¡nos vemos mañana, tengo que descansar que este cutis no se mantiene del aire!

P.D.: Tengo que investigar más sobre ese tal inspector Cano del que me habló Sabine, ¿sería el mismo Cano que creo que es? Igual debería avisar a Troy, si fuera él no puede saber que estamos en la ciudad, aunque no debería tener forma de relacionarnos con lo que pasó. Lo mejor será evitarle y punto.

CAPÍTULO CUATRO: SETTLE DOWN

#Michelle4

El día de ayer fue muy intenso socialmente y sigo con más preguntas que respuestas, pero no pasa nada. Aunque jamás lo diré delante de mis amigas ni de la gente que me conoce, fue un gran día con Troy. Él únicamente quiere protegerme de las heridas del pasado y yo haré lo mismo con él, solo quiero que sea feliz, la verdad es que no sé qué haría si me llegara a faltar.

Cuando te cambias de ciudad siempre conservas los objetos importantes contigo y yo me traje a Londres una caja muy especial que contiene trozos de dos fotografías dañadas. La nostalgia siempre me lleva a intentar juntar los cachitos de ese instante y de su imagen como si quisiera traerla al presente y volverla a tocar.

Troy siempre me dice que no remueva el pasado, que tengo que ser fuerte. Por eso, volví a cerrar la caja y estrellé con rabia la figura que me regaló contra el suelo. Terminó hecha añicos como lo estaba yo por dentro, si ella pudiera oírme le diría que lo siento, que no nos dimos cuenta.

Tengo que espabilar, no puedo dejar que Troy sepa cómo me siento. Le llamé porque no estaba en casa y eso siempre es preocupante. Mi intuición no me fallaba, yo me bajo de la vida con este señor, le dejo UNA HORA solo en la ciudad y acaba en comisaría.

Fui allí a buscarle y no estaba, me dijo un agente que le tuvieron que esposar, pero que se les había escapado ¿qué será lo próximo? Ay, Señor, llévame pronto…madre mía, esa frase es muy de viejo, socorro, necesito ayuda. Tendré que aprender frases de mi amiga Julieta, ella siempre sabe lo que decir. Sabía que tarde o temprano pasaría, me encontré con Cano estando en el badulaque. Desconocía que era él hasta que una señora muy impertinente mencionó su nombre, de momento, no pasó nada.

Basta ya de penas, pasemos al chismecito. ¿Recordáis que ayer Sabine se me acercó y que la temperatura de esta ciudad cambió bruscamente? Pues Julieta me abrió los ojos, no podía dejar que Gloria se interpusiera entre Sabine y yo. Tendría que aprovechar para mi propio beneficio que Sabine fuera cadete de la policía, a partir de hoy seré una bad bitch, sí eso seré, seré como Julieta me dice. Usaré a Sabine y la despreciaré cuando no me sirva sin decírselo a nadie. Nada de sentimientos, solo manipulación.

En mi conversación con Julieta entendí que detrás de su coraza de mujer de negocios, su apariencia física siempre perfecta y su retorcido gusto por el sufrimiento ajeno se esconde alguien con sentimientos y hasta con un ¡hijo adoptivo!

Julieta y yo quedamos con Gloria para que nos contara lo que pasó la noche anterior con Sabine y ¡le gusto! No entiendo nada, he tratado súper mal a Sabine y se ha puto pillado por mí. No es que no me guste o sí me gusta, no lo sé, a mí me gustan las almas y nunca nadie se ha pillado por mí, ¿cómo le puede gustar a alguien que le traten mal?

Como Sabine estaba trabajando hicimos tiempo yendo de compras hasta que pudiéramos quedar con ella. Yo me dejé aconsejar -y solo aconsejar porque yo tengo mucha personalidad- por Julieta: me solté el pelo y cambié mi look por algo menos informal. Cuando salimos de la tienda de ropa nos juntamos con Regina y una amiga suya que se llama Evelyn y es dueña de una súper mansión. Es soltera, invita a chicas a vivir a su mansión, multimillonaria y se dedica a la exportación de artículos de lujo. Ahora vive con: Regina, Tiffany, Agatha y Alice. Me ofreció quedarme cuando quisiera en la casa, sin pisar el cuarto principal, allí no se podía pasar.

A mí todo este rollo me estaba pareciendo muy raro, no entendía nada de lo que me decían y solo quería irme de allí. Todas se criticaban entre ellas, son como víboras y lo único que les importa es la apariencia y el dinero. Julieta me envió un mensaje diciendo que no pegaba nada entre ellas y eso qué me importa, no quiero amigas así. La verdad es que me siento sola, pero prefiero estar sola que no encajar con nadie.

Dado que Troy no estaba porque se había ido, llamé a Cormac para que me rescatara de ese ambiente. Al rato, llegó con Pearson y me llevaron a una tienda de ropa para que me cambiara.

Me dijeron que no me preocupara y que están buscándome amigas: una tal Motoco o algo así y otra chica llamada Sky que pertenece a la Irlanda independiente y es propietaria del local uwu.

Puede parecer que Cormac y Pearson no se enteran de mucho, pero me di cuenta de que conocen mejor cómo funciona la ciudad y a mucha más gente que yo. Tengo una nueva misión tras hablar con Pearson y Cormac: les ayudaré a conseguir información de la gente de la ciudad.

Quedé con Sabine en el taller que estaba allí tuneando su moto, llegó Julieta y yo salí corriendo porque no quería verla. Dejé en el taller a Cormac y Pearson que se vieron implicados en una pelea porque les quisieron robar el coche, a mis abuelos nadie les toca -solo yo-, esa tipeja del pelo rosa no sabe dónde se ha metido ni con quién.

La pelea se nos fue de las manos y terminó apareciendo Troy después de que le pegara a la tía esa para defender a Cormac. Troy me tranquilizó diciendo que defendí el honor de la familia y como consejo me dijo que para la próxima vez le hiciera una foto a quien se metiera con cualquiera de nosotros. Así, al conocer él la cara de quien se metiera con nosotros, podría defendernos a su manera.

Me despido por hoy sabiendo que estoy preparada para pasar a una nueva fase del plan de Troy, están orgullosos de mí y no les defraudaré. Algún día yo también disfrutaré de la vida y se lo deberé todo a Troy, a mis abuelos y a mi madre. Mamá, te echo de menos.

“Dejé de sentirme vacío cuando dejé de pensar que lo estaba”

CAPÍTULO CINCO: HEARTLESS

#Michelle5

La semana está siendo muy intensa emocionalmente y solo acabamos de empezar, tened vuestro tercer ojo abierto para no perderos nada.

Si recapitulamos lo que sabemos hasta ahora tenemos lo siguiente: hemos mantenido contacto con el duende verde, Tellas, que tiene un hijo, Tellitas, es un hombre de negocios que tiene un imperio de pajaritos y teme perderlo. Busca protección y ahí es donde intervendremos nosotros, en especial Troy. Lo bueno es que partimos con ventaja porque Tellas nos debe dos favores.

El bar UWU tiene como propietarios a unos irlandeses de la parte independiente, quizá yo pudiera acercarme a la dueña, Sky, para conseguir más información. Por lo que han podido averiguar Pearson y Comarc, este bar está relacionado con una banda criminal de moteros del norte de la ciudad.

En lo personal yo estoy un poco triste, agobiada y confundida con mis amigas después de lo que pasó ayer y cómo me sentí. La vida es imprevisible y cada día, en cierta parte, es un nuevo comienzo. Veamos lo que nos depara este quinto capítulo.

Intenté buscar refugio en mis fotografías dañadas, escribiendo a la vez una página más en mi diario sin remitente en la que expresarte mis sentimientos, buscando algún tipo de consuelo o de comprensión. A veces, hay gente que necesita ayuda y que no la pide o que cuando lo hace ya es demasiado tarde. Te echo de menos…

Al encender mi teléfono vi un mensaje de Julieta en el que me enviaba una foto de Gloria con Sabine y al responderle si se habían arreglado me llamó para tener una conversación pendiente en la que aclarásemos lo que nos estaba pasando.

Cuando colgué el teléfono a Julieta recibí la llamada de Troy diciéndome que le fuera a buscar a la calle porque durante la noche unos hombres intentaron forzar la cerradura y tuvo que ocuparse de ellos. Fui a buscarle y le encontré sin zapatillas y medio desnudo en la calle. Me dijo que había matado a los asaltantes y había guardado sus cadáveres en un contenedor. Yo pasé la noche en casa y no escuché nada, estoy preocupada por él, últimamente está más desorientado e inconexo de lo habitual. Estoy preocupada por él, me comentó que no se tomó sus pastillas la noche anterior.

Atenderle será mi prioridad, por eso, aproveché que fuimos al badulaque a comprar comida y que llegó la policía para pedirles que me facilitaran la forma de solicitar una cita médica para Troy. Nos citaron para hablar con la psicóloga. Para hacer tiempo, Troy y yo fuimos al lago, hablar con él y escucharle hace que todo esté bien y los problemas dejen de existir por un momento.

Allí me contó parte de su pasado, me contó que conoció a Cormac y a Pearson en un orfanato, sus padres murieron en una guerra de guerrillas. El padre de Troy fue jefe del estado mayor, hicieron cosas de las cuales no se sentía orgulloso. Le inculcó una férrea educación basada en valores que no eran los adecuados relacionados con la violencia y la muerte. Troy no quería inculcarme esos valores, quería educarme de una forma más liberal y que pudiera hacer las cosas bien.

Me explicó que el amor es lo más bonito que tenemos y, a la vez, lo que más débil nos hace. Las peores cosas que pasan se producen por encariñarte con otros, cuanta más gente ames, más débil serás. A mí no me importa quererlos, estoy con ellos y quiero ser una pieza imprescindible en su puzzle para lograr entre todos el motivo por el cual hemos venido a Londres.

Después de este momento, Julieta volvió a llamarme, pero no pude contestarle porque estaba en el garaje central y allí siempre hay demasiada gente como para centrarse en un tema solo. Troy y yo terminamos en la mansión de Evelynn, nos volvió a invitar a la fiesta benéfica que está organizando. Esa mansión cada vez me produce más escalofríos, ¿otra habitación que esconde secretos?

Nos movimos de la mansión para tomar algo por la ciudad, mientras me intercambiaba mensajes con Sabine, y me encontré con Cejas, uno de los culturistas del otro día que tiene un interés un tanto raro con las personas mayores. Mientras hablaba con él, llegaron Julieta, Gloria y Sabine. Me enfadó bastante que Sabine no dejara de mandarme mensajes para que habláramos y cuando me tiene enfrente prefiere hablar primero con Troy antes que conmigo.

Llamé a Filetón para que me sacara de allí, necesitaba respirar, me cae bien este chico, pero solo como amigos nada de parejas. Me lo estaba bien pasando con él hasta que desapareció de la torre del reloj y me dejó sola como lo hacen todos, siempre acabo sola, estoy harta, no quiero saber nada de él. ¿Seré yo que no puedo o no sé hacer amigos? Menos mal que volvió, falsa alarma, solo fue a hablar con su jefa. Seguimos hablando, ¡le gusta la Navidad y quiere ir a Nueva York! Seremos inseparables y como amigos que somos no le tengo que pagar ninguna carrera del taxi porque los amigos no se hacen ese tipo de cosas.

Llevaba todo el día enviándome mensajes con Sabine, no podíamos seguir demorando nuestra conversación, era el momento de hablar con ella. Esta chica puede llegar a ser muy insistente, me agobia mucho que quiera saber en todo momento lo que pienso o siento. Apenas la conozco, ¿cómo debería comportarme? Estoy siendo lo más agradable que puedo. Sabine es, de toda la gente que he conocido en la ciudad, la que menos me molesta, pero no sé cómo se hace eso de demostrar sentimientos. Hice con ella una pinky promise, creo que es la primera vez que hago algo así, qué vergüenza…

Sabine, Sabrina Sabin, ay, perdonad, estoy nerviosa solo recordando ese momento. ¡CASI SUELTA DELANTE DE TROY QUE PREGUNTÉ POR CANO! Amiga, cuidado con esa boca y lo que sueltas. Nadie puede saber que pregunté por Cano, ni siquiera Cano debería saber que estamos en la ciudad. Menos mal que es menos rubia de lo que parece y pudimos salvar la situación.

El Cejas invitó a Troy a una partida de paintball, no podíamos dejar solo a un señor taaaan mayor en un sitio donde se usan aaaaarmas -no confundir con armass que son otro tipo de armas de armamento muy armamentístico, nada sospechoso y muy legal-, Sabine y yo iríamos en un equipo y Cejas y Troy en el otro.

Tras varias rondas creo que podemos afirmar que me desenvuelvo mejor en las distancias cortas y si es con una cerveza en la mano, me manejo todavía mucho mejor, preguntad a Filetón para que salgáis de dudas.

Se acabó fingir con Julieta, me crucé con ella en un bar del norte y le solté la verdad. No me gusta aparentar alguien que no soy, si quiere que sea su amiga me tendrá que aceptar como Michelle a secas. Aprendo rápido y no voy a caer en el mismo error de ser manejada a su antojo otra vez. Nos llevaremos bien, pero no volveré a ser su marioneta.

No soy capaz de describir el final del día de hoy con Troy, fue demasiado doloroso. Creo que necesitamos unos días de descanso, Troy no está bien, no sé qué le pasa. Tengo que cuidar de él, me necesita y no le fallaré…

CAPÍTULO SEIS: LOS NEGOCIOS, LA FAMILIA

#Michelle6

El día de ayer terminó fatal, estoy muy preocupada por Troy. No me creo que intentaran asaltarnos la otra noche unos atracadores y que por eso él amaneciera fuera de casa en pijama. Sus pérdidas de memoria, desorientación y dificultad para recordar eventos, lugares y personas comienzan a ser muy frecuentes. No se limitan a acciones del presente, por ejemplo, no recordaba quién es Cormac ni tampoco recuerda que Ciara ya no está.

Antes de irme a dormir, pasé por una tienda para comprarle un cuaderno para que anotara lo que hace cada día y que pudiéramos compartirlo. También compré un montón de notas adhesivas. No sé cómo puedo ayudarle, supongo que si le escribo los datos más relevantes de su vida puede que no se despiste tanto.

Al igual que Troy, yo también escribí una nueva página en mi diario. Una página para ti, perdón por estar ausente, Troy ocupa todos mis pensamientos y se me olvidó contarte lo que hice en el día, espero que me entiendas. He estado mirando en internet qué puede ser y es posible que tenga alzhéimer o cáncer. ¿Y si se olvida de mí? ¿Qué voy a hacer si esto pasa? Tengo miedo, te echo de menos y no me olvido de ti. Te quiero.

Al despertar, llamé a Troy para saber dónde estaba y me dio una buena noticia, me dijo que está escribiendo lo que hace durante el día para que podamos compartirlo. Me reconoció que le estaba sirviendo escribir su diario y me recordó que hoy habíamos quedado con Jimmy, el contable. Ahora que ya llevamos varios días en la ciudad y empezamos a conocer algo de cómo funciona la vida por aquí, podemos empezar a desarrollar nuestros planes relacionados con los viñedos -las armass-.

Antes de ir a nuestra reunión programada en Irlanda, me llamaron Cormac y Pearson para saber si iría a la fiesta de Evelynn.

¿Una fiesta sin mí? Imposible, me cambié de ropa para cumplir con el dress code de vestir con algo rosa.

Yo me decidí por un top, Troy por unos calzoncillos rosas, Pearson por una camisa y Cormac por unas pantuflas que fueron la sensación de la fiesta.

Este evento sería la prueba de fuego, tendría que estar a la altura. Había muchísima gente elegante, me sentía un poco agobiada, así que, cuanto antes encontrara whisky antes me integraría para conseguir información. No conseguí alcohol ni tampoco información útil, hora de remontar con Jimmy y nuestro plan, hora de volver a Irlanda.

Llegamos después de un vuelo pilotado por Troy un tanto accidentado y nos dirigimos hacia nuestro hogar y le enseñamos nuestras instalaciones. Recibí una llamada de Evelynn diciendo que la habían secuestrado y me pedía ayuda, ¿perdona, me ha visto cara de poli o qué? Estoy en mi casa, no podía ocuparme de asuntos menores, le avisé a Sabine para que se ocupara.

Jimmy es muy avispado como contable, pronto se dio cuenta de que somos pobres, quizá como visionario también se podría ganar la vida. Me preguntó cómo habrá podido saber que somos más que pobres, se creerá este cuatro ojos que me junto a la gente por lo bien que me cae y no por su dinero.

En el house tour a Jimmy descubrí algo que desconocía, no sabía que tenemos un sótano al que tampoco puedo entrar. Me acerqué a ver desde fuera y sólo vi una puerta de barrotes de hierro y un pasadizo. ¿Qué esconderá Troy allí? Sé que es muy receloso de su despacho y tampoco sé lo que tiene ahí, pero ahora quiero saber qué esconde también en ese pasadizo.

Me quedé fuera esperando que salieran del despacho y la nostalgia por el tiempo que ya no volverá me hizo acordarme de Ciara, ojalá estuviera aquí, seguro que ella sabría cómo ayudar a Troy, los dos la echamos de menos.

Todo el alcohol que no encontré en la fiesta de Evelynn lo encontré en una discoteca en la playa acompañada de Troy y de Jimmy. Troy me comentó algo de un amigo suyo, un tal Aiden, que fue encarcelado de forma injusta y lo terminaron matando por una venganza del pasado.

A veces me preguntó a cuánta gente habrá perdido Troy durante toda su vida y el alcance de sus heridas emocionales.

Quizá Jimmy no estaba en sus mejores condiciones para cerrar un trato con Troy, pero se comprometió a cumplimentar los papeles necesarios para que pudiéramos empezar muy pronto con el negocio de exportación de los viñedos. Más le vale que no introduzca ninguna cláusula abusiva en la documentación porque tengo fotos y vídeos muy interesantes de su día de la playa. Regresamos a Londres con el amanecer de un nuevo día y nuevos proyectos.

CAPÍTULO SIETE: RANDOM WALK

#Michelle7

Ayer dimos el pistoletazo de salida al negocio familiar. Jimmy -el contable-, Troy y yo pasamos el día en nuestra casa de Irlanda ultimando los detalles sobre cómo podemos iniciar nuestra particular vendimia.

No termino de fiarme del contable por eso tengo guardado un as bajo la manga. En mis ratos libres sigo desde mi teléfono un canal en una plataforma de creación digital de contenido que me da mensualmente una cantidad interesante de cociente intelectual que invierto en tener grandes ideas. Fotografié y grabé a Jimmy en estado de embriaguez, y podría utilizar ese material si tuviera alguna intención turbia para con nosotros.

Fue un buen día con Troy y cuando llegamos a nuestra casa de Londres se me ocurrió otra idea relacionada con la fotografía. Podría usar el tablero de corcho que tenemos en el salón para crear nuestra pizarra o álbum de recuerdos. Antes de irnos a dormir, Troy me enseñó su cuaderno de notas y me fijé en su letra, es muy bonita. Acordamos que me ayudaría a tener una firma bonita diseñada por él.

Tanto tiempo en la ciudad y todavía no he podido tunear mi moto y eso no puede ser. Bueno, en realidad, sí puede ser porque me niego a pagar 21k para renovar mi Bati. Entre Julieta y los mecánicos me convencieron para cambiar el color y cargarlo a la cuenta de mi amiga.

Mientras decidía el color, entraron un agente de la policía acompañado de Cano y yo sin mi bandana para protegerme la cara de los rayos de sol que son súper malos para una piel tan clara para la mía, no porque quisiera ocultarme de él, para nada… Así es imposible centrarse en elegir colores, de verdad qué agobio todo.

Dejé la moto en el taller mientras acompañaba a Julieta a que se comprara un par de casas -tengo que investigar esto, me huele raro– y me contara todo lo que pasó en la fiesta de ayer. Gloria y Sabine casi se lían…a golpes, la verdad, es que no entiendo muy bien el rollo que se traen entre estas dos. Si se gustan pues que se líen, pero que no mareen tanto.

Hablando de líos, aproveché para aclararle a Julieta, de nuevo, que el beso que vio el otro día con Filetón no significó nada para mí. Ni ese beso ni él significan nada para mí, paso de su rollo. Filetón, si lees esto, no te puto pilles, segundo aviso. Me llamó por teléfono para invitarme a merendar y, si el plan es gratis, no le puedes decir que no.

Como estaba con Troy en casa, fuimos los tres juntos. Mientras esperábamos a que viniera a buscarnos con el coche, Troy me contó que hay una chica interesada en escuchar sus historias del 71. Sin tiempo para procesar esta noticia, Filetón apareció en un coche de dos plazas. ¿Yo que tengo un imán para los tontos? Terminamos metiendo a Troy en el maletero y yendo al campo a merendar.

Podemos confirmar que Filetón es muy bobo, nos llevó a merendar a casa de un policía en el campo. Nosotros al lado de un policía, ni de broma, cambiamos de plan y de sitios en el coche, Filetón, al maletero. Terminamos en el observatorio, no conocíamos todavía este lugar y es espectacular.

Mi padre se desmayó de repente cuando estábamos en el observatorio. Llegamos en un momento al hospital, al parecer, solo había bebido una botella de agua o un té que le ofreció Filemón y perdió el conocimiento. Como este palurdo le haya hecho algo a Troy, lo mato.

Mientras el médico atendía a Troy pude estar presente para contestar las preguntas del doctor y aproveché para comentarle mis sospechas sobre una posible enfermedad. Menos mal que no fue nada y pudimos salir pronto del hospital.

Terminé librándome de Filemón al saber que se trae secretitos con Troy que me implican. Me puse a hacer autostop y aparecieron Pearson y Cormac en un biplaza, pero éramos tres, Cormac, al maletero. Me contaron que estaban en medio de una investigacion relacionada con el secuestro de Evelynn, querían encontrarla, siguiendo unas pistas publicadas en Twitter, para pedir dinero por su rescate.

¿En qué momento pasé de tener una misión interesante a estar en un bar irlandés rodeada de viejos? Al cabo de un rato, entendí qué hacíamos en ese bar. El dueño, Ronan, y Troy son amigos desde que yo era pequeña y entre los dos acordaron que yo empezara a trabajar allí. Sería camarera a media jornada y contrabandista a tiempo completo ¿o era al revés? No lo tengo claro, pero lo importante es que tengo un trabajo que me va a permitir conocer a mucha gente.

Todo parecía estar bien en mi nuevo trabajo, es algo movido y accidentado, pero todo lo tenía controlado hasta que apareció él y volví a ponerme muy nerviosa. ¿Debería hablar con él, lo querrá saber? Me quedé pensativa reflexionando sobre qué debería hacer.

Por otro lado, ¿quién será ese señor que nos estaba vigilando? Por si acaso y como me gustó su traje, le hice una foto. Al mismo tiempo, Troy estaba muy nervioso, alterado por alguien que vestía una camisa blanca, ¿de quién hablaba? ¿Sería el mismo tipo al que hice la foto?

CAPÍTULO OCHO: IRLANDA

#Michelle8

Ayer, cuando volvíamos a casa le pregunté a Troy por el tipo que nos estaba siguiendo, el del traje negro con camisa blanca. Me dijo que se trata de un amigo suyo de hace tiempo que no va a salir porque podría decirse que murió. No entendía cómo podía estar en la ciudad, achacó su presencia a la borrachera del bar, creía que había sido una imaginación. No es el único al que le pasa esto, yo también te veo cuando bebo, da igual todo el tiempo que haya pasado desde aquel día.

Me contó que esta persona era alguien protector que cuidaba de los demás, incluso, a mí me protegía sin que yo le pudiera ver.

Me gustaría que Troy fuera al médico para ajustar su medicación, le dejaría creer que las pastillas que toma actualmente son la causa de sus problemas de memoria. Una mentira piadosa duele menos que ser consciente del desgaste cognitivo por el que está atravesando.

Le cambié de tema, hablamos de su letra y me contó que ya tenía mi firma preparada. Saber que se había acordado de esto me puso contenta, podría usar su firma para mi contrato.

Cuando nos fuimos a la cama me quedé pensando en una frase que me dijo Troy “las personas solo mueren cuando las olvidamos”. Yo jamás te olvidaré, da igual el tiempo que pase. Antes de ir a dormir, miré tu foto y la abracé, mañana te seguiré contando mi día.

Comienza un nuevo día, mi primer día como trabajadora. Necesitaba ropa nueva para el bar y fui a la tienda a comprarme algo. Allí apareció Jimmy -seguro que me está siguiendo, es un tipo muy peculiar-, me dijo que a su mujer no le hizo ninguna gracia ver el estado en el que llegó a casa el otro día y nos invitó a Troy y a mí a una cena en su casa para que conociéramos a Nikki, su mujer.

Ahora ya no quiero amigos, no necesito a nadie más que al profesor Birch y evolucionar a mi Charmander porque sí, tengo un Charmander. En realidad era broma, sí quiero amigos, o no, no los quiero porque yo soy una persona maravillosa y completa en mi individualidad…¿era ese el consejo que me dieron los abuelos? No lo sé, creo que debería prestar más atención cuando me hablan de seguido. Uy, perdón me he desviado del tema.

Llamé a Julieta porque recibí un mensaje suyo sobre algo heavy que había pasado. El secuestro y desaparición de Evelynn está teniendo un desarrollo súper turbio. Según me contaron Julieta y Gloria, durante su búsqueda, unos payasos asesinos secuestraron a Regina y le amputaron un dedo. La tenían en una alcantarilla y el grupo de amigas de Gloria querían ir a rescatarla, ella estaba dudando si quería ir o no.

Nos terminamos de poner al día contando nuestras cosas y me fui al garaje central a buscar mi moto.

Casi no llego de lo mal que está el tráfico en esta ciudad, tuve algún rasguño por pequeños golpes, pero nada comparado con los que va a tener Cormac con su bici nueva. Fuimos al hospital a que me curaran las heridas de la moto y volví al garaje.

Estaba tan tranquila con Filemón, Carlo, Cejas… cuando apareció un desconocido que conducía un coche con los cristales tintados y, a punta de pistola, me obligó a subir a su coche.

De camino a una ubicación desconocida, se presentó como Igor. Me hizo preguntas muy extrañas, me preguntó si cuando me despedí de mi padre por última vez hace un rato intuí que me podía pasar algo que me hiciera no volver a verle.

Estábamos en lo que supuse que era una nave abandonada, Igor puso música clásica y me contó que su familia estaba rota, casi nada tenía ya sentido para él. Es ruso, hace poco se enteró de la muerte de unos de sus amigos y que, por eso, estaba sediento de sangre. Este amigo junto con su hija eran los únicos que paraban sus ansias de matar.

Algo que había visto en el día de hoy le provocó querer matar, yo me asusté mucho porque me acercó un cuchillo al cuello que deslizó suavemente. Igor estaba ido, cegado por sus ansias de matar, no sabía cómo podía reaccionar él ni qué debía hacer yo para conservar mi vida.

Cortó un trozo de mi piel mientras yo suplicaba por mi vida, lo único que yo había querido saber era dónde estaba mi hermana. No había hecho nada malo, nada más que buscarla todo este tiempo. Su respuesta fue propinarme otro navajazo,sin embargo, pareciera no estar preparado para seguir haciéndome daño, es como si algo le hubiera bloqueado.

Me liberó tras contar hasta 100, él se fue de la nave, yo me quedé muy asustada. Tenía sangre y me dolían las heridas. Grité si alguien podía escucharme, observé la nave donde estaba, y al no recibir respuesta decidí salir de allí.

Carlo y Cejas estaban a la salida de la nave con su coche, fue una coincidencia muy extraña que terminó revelando que los tres se conocen. Estaba muy confundida y nerviosa, me bajé del coche e intenté escapar por segunda vez, perdiendo mi teléfono mientras corría.

Me encontraron y me explicaron que Igor es amigo suyo y al saber que yo había desaparecido, vinieron a buscarme al sitio de las torturas de Igor. Decían querer ayudarme, aunque yo desconfiaba de ellos, eran cómplices un torturador. Me parecía muy raro que ni siquiera querían llevarme a la policía para denunciar lo que me había pasado. Me explicaron que son atracadores y que por eso no quieren estar cerca de la policía.

Troy y Cormac llegaron a la ubicación que les habían enviado Cejas y Carlo para sacarme de allí. Troy se quedó con ellos y Cormac me alejó de la zona. Tenía miedo de que Troy quisiera matar a Cejas y Carlo, quería volver con él para evitar que le hicieran algo malo también.

Cormac me acercó al hospital para que me curaran las heridas. Cuando salí me metí corriendo en el coche, tenía miedo. Cormac me llevó hasta el garaje central, seguía sin teléfono y tuve que ir andando hasta la comisaría, pero no había ningún agente. En cualquier caso, no quería irme de allí, era el único lugar en el que me sentía segura.

Filemón y Julieta hablaron entre ellos y cruzaron información hasta que intuyeron que podría estar en problemas y se acercaron hasta la comisaría por si yo estuviera allí. Gracias a que aparecieron me pude tranquilizar un poco. Tiraron de su lista de contactos para intentar contactar con mi padre. Los dos se portaron genial conmigo, pero desconfío de todo el mundo.

Después de un rato, llegaron varios agentes al mismo tiempo que Cormac y Troy. Me exigió que saliera de allí sin decirme nada más. Le sentí muy tenso y cabreado, la lluvia de ese momento no ayudaba a crear otro clima que no fuera el de crispación y miedo. Nos fuimos de allí hasta el aeropuerto.

Troy me preguntó qué hacía en comisaría, me recriminó que tuviera el teléfono apagado y que me estaba buscando desde hacía horas. Le contesté que me robaron el móvil, que estaba intentando conseguir uno mientras intentaba contactar con él.

Me entristeció que esto fuera lo primero que me preguntara al verme, no se interesó por mí ni por cómo estaba. Solo le ciega una y otra vez sus ganas de matar con forma de solucionar los problemas. Nunca le he importado, le odio por no preocuparse por mí y por anteponer sus venganzas. No necesito ni quiero a una persona que mate por mí. No necesito ni quiero esa protección. Quiero, por una vez en mi vida, a alguien que me cuide. Todo el mundo me termina abandonado y dejando sola, siempre igual. Estoy harta del mundo que conozco de muerte y venganzas, donde a nadie le importa nada más que eso y donde se prioriza el ajuste de cuentas.

Troy y Cormac encontraron el lugar al que me había ido a tranquilizarme. Corrí del lugar, no quería verlos, me quería matar cómo la mató a ella, pero conmigo no lo conseguiría. No debí haber confiado en él. Corrí mucho, sin rumbo, no sabía qué hacer, ni dónde ir. No me fiaba de nadie, necesitaba un teléfono y pude comprarme uno en una tienda.

Cormac y Troy estuvieron intentando ponerse en contacto conmigo, pero me daba igual, estaba furiosa. Una ciudad tan grande y yo me sentía sola, en este momento donde necesitaba un apoyo sincero, no tenía a nadie a quien llamar para que me escuchara. Estaba en shock, solo podría tranquilizarme escuchar a Troy y no le encontré porque estaba cegado siguiendo su estúpida venganza. Quería irme lejos, me subí a mi moto, pasé a cambiarme de ropa y me fui al norte cerca del lago a curarme las heridas emocionales yo sola, como siempre. En el camino hacia ese lugar, la policía me paró en un control rutinario y me identificó.

Recibí un mensaje de Jimmy, Troy estaba desorientado y muy confundido. Le pregunté si recordaba algo de lo que había pasado. Me llamaron Cormac y Pearson para preguntarme si estaba bien y dónde estaba porque no me encontraban pese a que me estaban buscando. Sé que me escuchas, ayúdame, por favor, no me dejes sola.

Un nuevo mensaje de Jimmy hizo que me fuera del lago, Troy no estaba bien y era urgente que nos viéramos. Quedé con él en la tienda de ropa donde nos vimos al comienzo del día. Me dijo que había estado con Troy y que le tenía preocupado por sus conductas. Ha tenido contacto con gente con alzhéimer y se ofreció a ayudarnos con este tema.

Volví a casa, no estaba Troy. Pearson me llamó porque estaba con Cormac y Troy. Le conté todo lo que había pasado, me dijo que Troy no recordaba nada y que venían de camino. Quizá yo no estuve cuando tenía que estar, pero no soy consciente aún de todo lo que me rodea. Te prometí que le cuidaría y eso haré, no le va a pasar nada. Tú siempre sabías que hacer, lo solucionabas todo, ojalá estuvieras aquí.

Troy me llamó, le dijeron que no dormiría en casa y él pretendía pasar la noche en un hotel, no le gusta dormir sin mí en casa. Quedé en ir a buscarle porque no tenía forma de llegar. Cuando le vi me pidió perdón nada más verme, no pasa nada, Troy, todo está bien.

Volvimos a casa juntos y quedé allí con Pearson para hablar a solas con él. Le pedí perdón por no haberles contestado las llamadas y le conté con detalle todo lo relacionado con Igor y cómo me sentí.

Me contó que la policía había encontrado un mechón de pelo mío que coincide con mis datos cerca en una zona donde se produjeron varios secuestros. La policía quería hablar conmigo, pero me niego a involucrarme en algo en lo que no tengo nada que ver. A saber cuántas chicas habrá en Londres con mi color de pelo.

Terminé el día con Troy, en casa, pidiéndonos perdón.

CAPÍTULO NUEVE: SECUELAS

#Michelle9

He pasado unos días fuera de la ciudad y hoy vuelvo a Londres superando las secuelas emocionales de mi último día. Al despertarme, vi que tenía un mensaje de Filemón preocupándose por mí, no le dije a nadie que me iba fuera. Hablamos por teléfono para quedar, fue bonito saber que conté con él y con Julieta en comisaría, pero ¿desde cuándo tengo que darle explicaciones de si entro o salgo? No, amigo, yo no doy explicaciones de nada a nadie.

Cormac también me llamó para que pescásemos porque, por fin, había conseguido cebo. Me acerqué a buscarle a comisaría. La verdad es que no solo estoy preocupada por la salud de Troy, sé que a Cormac también le pasa algo. Está despistado, tiene alguna pérdida de memoria, algo dijo de un problema de visión… No sé si son achaques propios de la edad o hay algo más.

Como siempre, todos mis planes se alteran por culpa de Troy. Me preguntó si me apetecía ir con él y con Cormac a Irlanda porque tenía la intención de traer las primeras armass a Londres. Aunque noté algo distante y frío a Troy -me dijo que quería hablar conmigo-, no quiero estar sola en este momento, accedí a regañadientes. Dejaríamos las patakas en el 4×4 para que Jimmy las llevara hasta el bar irlandés. Nadie sospecharía de que un bar reciba un pedido de patatas, con esta prueba sabríamos si el contable es de fiar.

Mientras esperábamos a que Pearson llegara del hospital hasta el aeródromo, recibí una llamada de Carlo. Quería pedirme perdón por lo que pasó el otro día, le daré solo una oportunidad para que se pueda explicar siguiendo mis condiciones.

Ya en casa, Cormac y yo nos quedamos solos. Aproveché el momento para preguntarle por Troy, su opinión acerca de Jimmy, y sobre su pasado. Nunca me hablan claro sobre su pasado, le pregunté si alguna vez había matado a sangre fría y me contestó que muchas veces, alguien se lo ordenaba y él cumplía porque era lo que debía hacer.

Por más que quiero saber qué hay tras la puerta de hierro de la cripta nunca me dejan sola el tiempo suficiente como para averiguarlo. Cada uno portamos una caja y la acercamos hasta la avioneta.

Llegamos a Londres y pasamos las cajas de la avioneta al todoterreno de Troy que dejamos estacionado en el aeródromo como parte del plan. Dejamos a Cormac y a Pearson en el garaje central, Troy y yo pusimos rumbo a un lugar apartado para hablar tranquilamente. ¡Troy sabe lo de mi secuestro! Quise evadir el tema. Estaba dispuesto a matar a Carlo y al Cejas porque eran los únicos a los que encontró una relación directa con lo que me pasó.

Me estaba dando mucho miedo confirmar que su forma de actuar es matar para proteger a su familia. ¿Sería la primera vez que lo hiciera? Lo dudo, porque me reconoció que me ha ocultado algo sobre mi pasado ya que cuando sucedió yo era muy pequeña como para entenderlo. Ahora, según él, seguiría velando por mi seguridad como padre, haría lo que hiciera falta para protegerme. Aunque yo no quisiera seguir manteniendo relación con él, estaría velando por mí.

Yo no quiero que matase a más gente, no quiero esa protección, así velaba ella por mí y no terminó bien. Siempre igual: un nombre, una muerte, una venganza y vuelta a empezar. La noche en la que murió Ciara, llovía. Es mentira que en todo este tiempo hayan cambiado muchas cosas. Lo que está pasando es que siempre ha sido igual, me lo han estado ocultando y ahora se está desvelando todo lo que pasó años atrás. Troy lleva toda la vida buscando a quien lo hizo y no lo ha encontrado, me preguntó qué hubiera hecho yo si mataran a mi marido a sangre fría, a un hijo, si me arrebataran todo lo que quiero.

Al final, le dije que me secuestró Igor y le pasé una foto suya. Le reconocí que sentía miedo, temo que Igor supiera algo y yo no quiero morir. Troy me pidió que le controlara porque solo hay una cosa que le haga cometer locuras: que me hagan daño.

Quedamos en darnos unos días y si, finalmente, decidiera matarlos, me daría un arma para que lo hiciera. Si, por el contrario, no quería hacerlo, él estaría orgulloso al saber que sigo teniendo la misma bondad y que no me he corrompido por todo el dolor y muerte que me rodea.

Le formulé una última pregunta: ¿cuándo ha sido la ultima vez que has vengado a alguien? Me respondió que no ha vengado a nadie, que ha matado a amigos suyos sin saber que lo eran, solo por pensar distinto a él, siguiendo el ejemplo de su padre -Cathal Goulding- y la formación en el IRA.

Ya es tarde para saber que esos amigos no volverán. Aiden era uno de sus mejores amigos y murió cuando se casó y se separó de toda la gente mala. A Aiden lo mató Pearson, por pensar diferente y estar al mando de otra gente, era uno de sus mejores amigos y lo mató al día siguiente de casarse. Eran amigos de la infancia desde los tiempos del orfanato y dio igual, un error le condenó.

Troy no sabe hacer otra cosa que matar, las armas son su salvavidas. La diferencia, es que yo no soy como ellos. Espero que pensar diferente no sea un punto de discordia para mí en el futuro porque no dejaré de hacerlo, yo no soy una asesina. Se despidió de mí con un comentario que no entendí, qué habrá querido decir con eso de que cuando suceda yo habré fallado.

En mi mente solo resuena la misma inquietud, qué esconderá en esa cripta y quién es realmente Troy Goulding. Tengo que averiguarlo, tengo que ir a verlo para saber la verdad de una vez y debo hacerlo sin que él se enterara.

Pearson sería mi cómplice. Primero debía contarle a él también la verdad: el nombre de los tres implicados, las fotografías y las amenazas. Necesitaba que Pearson me negara que Troy es un asesino y, a su manera, defendió su forma de ser y de actuar. En su infancia eran cuatro amigos que crecieron juntos, uno de ellos se separó del grupo -noté sus cambios de versiones y sus mentiras sobre ese cuarto amigo- y terminaron quedando Pearson, Cormac y Troy. Se conocen al detalle y me aseguró que Troy no es mala persona ni mal padre. Harían cualquier cosa, cualquier cosa, el uno por el otro llegando incluso a matar.

Me da igual cómo actuarían ellos, yo no soy una asesina. Por mucho que quisiera hacerles algo o hacer algo con este tema, necesitaría hacer antes una cosa y él me ayudaría cuando tuviera las fuerzas necesarias para intentarlo. Pearson podría darme vigilar desde la distancia cuando quedara con Carlo y con Cejas, sólo él podría saberlo.

Pearson me comentó que tenía que ir a Irlanda a preparar algunos temas relacionados con nuestro negocio. Sería una buena oportunidad para husmear en la cripta, obviamente, mentí y le conté que solo quería traerme unos libros y algo de ropa.

Una vez llegamos a la casa de Irlanda mi objetivo era claro: conseguir las llaves de la cripta. Acompañé a Pearson hasta el taller, nunca había entrado allí. Intenté escaparme de él, pero fue imposible, este señor no se iba a despegar de mí hiciera lo que hiciera. La verdad es que nunca supuse que fuera tan complicado y tampoco estaba segura de si él tenía las llaves. Tendría que conseguir entrar sola y sin llaves, le hice una fotografía a las cerraduras de la cripta y del despacho. Volvimos a la ciudad con la misma información que antes, ninguna.

De cara a mi encuentro con Carlo elaboramos un plan. Le haría creer que confío en su versión para tenerle cerca. Pearson me enseñó a disparar por si algo saliera mal.

¿Escuché mal o Troy estaba hablando con Igor por teléfono cuando aterrizamos en el aeródromo? Le pedí solo dos días, y ni aun así respeta mis decisiones. Se tenía que volver a meter, no sé porqué confío en él, siempre me hace lo mismo, siempre la misma historia. Para un favor que le pido, por una vez que le pido hacer las cosas a mi manera tiene que entrometerse y volver a meter la pata.

Salí corriendo, volví a mirar la foto de Igor que tengo en el móvil y sé que le he visto en algún sitio. Pearson me llamó para explicarme que fue Igor quien llamó a Troy para contarle que tenía a otras dos personas secuestradas y lo que yo escuché fue que Troy le pidió que no les hiciera nada. Cómo es posible que siempre tenga una excusa y explicación para absolutamente todo.

Regresé con Troy y me dijo que le era muy difícil no matar a Igor por mi secuestro y por el secuestro de esas dos personas. Me pidió que durmiera con él para tranquilizarle y accedí. Dejaría para otro momento el misterio de la cripta.

Cuando ya nos íbamos a dormir a casa, Troy tuvo otra pérdida de memoria, no se está tomando su medicación. Hablamos de su libreta y de las cosas que ha escrito estos días. Llegamos a casa y nos fuimos a dormir.

CAPÍTULO DIEZ: ARMASS

#Michelle10

¿Qué es lo primero que hacéis cuando os despertáis? Yo enciendo el teléfono para enterarme de lo que haya pasado en mi ausencia. Julieta me contó por mensaje que habían atentado contra el alcalde, parece que las calles no son del todo seguras últimamente.

Todavía estaba despertándome cuando quise salir de los mensajes del teléfono y llamé a Filemón….preferiría que se me hubiera caído el teléfono en la cara o al suelo antes que esta confusión, pero, ya que tengo esta suerte, quise aprovechar que es taxista para que me llevara al casino.

Estoy mala de la garganta y Filemón no calla, menos mal que, normalmente, le escucho poco y le respondo menos. Solo tendría que actuar con normalidad y contestarle cualquier cosa.  Llegamos al casino y gané 6k, me gusta que los astros estén alineados en mi favor.

Allí me encontré con Regina, me ofreció trabajo como modelo de fotografías en una revista nueva que estaba organizando con sus amigas. También me contaron que la secuestraron y la torturaron hace poco. Al parecer, hay unos payasos asesinos por la ciudad asustando y secuestrando a la gente que se encontraban.

Troy me envió una ubicación para que fuera sola a reunirme con él. Se trataba de una nave en el puerto, Walker Logistics, que sería el epicentro de nuestro negocio del viñedo. El dueño legal de la empresa es un familiar de Ronan que está ingresada en estado vegetativo. Ronan, mi jefe en el bar -que ya lo han cerrado-, ahora será mi compañero en el negocio familiar como informático y me estuvo contando los detalles de la fábrica.

Ya solo quedaba que Jimmy cumpliera con su parte de la misión: traer la camioneta con las armass desde el aeródromo hasta la nave. Un pequeño detalle, él no sabía cuál es el contenido de lo que está transportando. Sería su responsabilidad si la policía le llegara a pillar porque ni siquiera el vehículo estaba a nuestro nombre. Después de más tiempo del esperado, Jimmy y la mercancía llegaron a la nave.

Necesitaba aclarar con Jimmy que no quiero que se crea en la libertad de poder decidir u opinar sobre Troy y sobre mí. Me gustó cuando le dije que no criticara a mis amigas y él reaccionó con carácter diciéndome que ya estaba bien de tratarle con tanta indiferencia. Ahora sí, Jimmy, pero como lo vuelva a hacer no me lo tomaré tan bien. Dejamos pendiente una cena todos juntos, como adelanto, le dimos una caja para que degustaran el maravilloso vino de nuestra familia.

El negocio familiar, oficialmente, vuelve a estar operativo.

CAPÍTULO ONCE: LAZOS INCONEXOS

#Michelle11

Ayer dejamos una cena pendiente con Jimmy, me llamó para que quedásemos Troy y yo más tarde con él y con su mujer. Todavía era pronto, así que, quedé con las chicas -ahora tenemos un grupo, nos llamamos las OG– para que me acompañaran a comprarme ropa nueva para la cena. Si alguien sabe en esta ciudad de estilo es Julieta, ella nunca me mentiría ni me dejaría ponerme algo que me quedara mal, conseguí el look ideal.

Llegué a casa de Jimmy y allí estaba Troy con un amigo nuevo que compra chimeneas o fuma o no sé qué le pasa con el humo. Se dedica a la chatarra y es conductor, un tipo polivaliente, espero que fuera broma que Troy quisiera contratarle. Me terminó dando su número…como si le fuera a llamar alguna vez…

Creo que a Jimmy también le sobraba algo de tiempo hasta la hora de la cena y, por eso, decidió robar el badulaque que estaba enfrente de su casa. Este hombre tiene unos hobbies muy peculiares. Cuando ya llevábamos allí un buen rato nos dimos cuenta de que Jimmy no era el atracador, era un rehén y terminó en el hospital, hasta allí fuimos a buscarle. Este contable nunca defrauda con lo pringado que es, nos contó que, solo hoy, había sufrido dos atracos.

Después de ir a buscarle al hospital fuimos a su casa y estuvimos esperando un rato hasta que apareció Nikki, la mujer de Jimmy. Era cierto que tiene mujer y que es de verdad. Trabaja como maestra de distintas materias en Educación Primaria, el ambiente se tensó cuando el matrimonio Santoyo nos contaba detalles sobre la profesión de Nikki, ¿qué está pasando aquí?

Nos contaron que acuden con frecuencia a terapia de pareja para mantener una relación sana y nos propusieron que Troy y yo hiciéramos lo mismo. No sé en qué momento el plan pasó de cenar en casa de los Santoyo a irnos de pesca los 4 juntos. En general, toda la conversación fue muy extraña e incómoda. Por si acaso, quedé con Nikki en que me guiñaría un ojo si estuviera en problemas con Jimmy.

En una conversación privada con Nikki me contó que Jimmy pasó dos años sin empleo hasta que ahora le están surgiendo nuevas oportunidades laborales en el sector de la contabilidad en el que tiene formación académica. Troy me pidió que me hiciera amiga suya y creo que vamos por buen camino. Soy un poco torpe, me caí al agua y fue Nikki quien se lanzó a rescatarme.

Compartimos una vuelta en la lancha en la que me dijo que no tiene muchas amigas solo alguna conocida del trabajo y que no le gusta salir de fiesta porque vive dedicada a su profesión, le dije que Jimmy me había levantado la voz y lo que pasó con una niña que intentó hacerme lo mismo en la escuela… Yo lo único que quiero es que se divorcien para que Jimmy esté triste y nosotros le ayudemos a salir de esa ruptura, no tengo otro interés en Nikki ni en sus historias.

Demasiado plan de matrimonio por hoy, como soy la mejor amiga que puedes tener en la ciudad, llegué a tiempo para acompañar a Filemón en su cita con la psiquiatra. Le terminé dejando allí solo con Troy en el momento en el que el muy idiota me culpaba a mí de sus problemas diciendo que yo he cambiado mi actitud.

Julieta acudió a mi rescate y sin saberlo nos metimos en una persecución, un 4×4 apareció de la nada y empezó a perseguirnos. Volvimos a la consulta de la psiquiatra, con Troy, él me protegería. Me dio un ataque de ansiedad, no quiero volver a pasar por lo mismo de la otra vez.

Falsa alarma, esta vez no me pasó nada, estaba a salvo. Fuimos Troy y yo con Filemón a nuestro rincón especial. Quizá haya sido muy injusta con él y, de verdad, podamos llegar a ser buenos amigos. Los dos somos personas incomprendidas que intentan encontrar su sitio, sentir que alguien no solo te escucha, sino que también te entiende es reconfortante. Cuando me habló de su familia y de sus hermanos algo dentro de mí hizo que se me saltaran las lágrimas.

Al volver con Troy al coche le noté algo raro, una mezcla entre nostalgia y preocupación por algo. No me creo que el 4×4 de antes fuera algo aleatorio y con la actitud de Troy sospecho todavía más que hay alguien que me está siguiendo. Él me asegura una y otra vez que fue un encontronazo aleatorio porque si alguien me estuviera siguiendo él ya se hubiera encargado de esa persona.

Quiero creerle, creer en sus palabras de ánimo y tranquilidad, pero algo en mi interior me dice que debo estar en alerta. Le pedí que me entrenara físicamente como cuando él y los abuelos estaban en la guerra. Nada de miramientos por ser familia, quiero instruirme con un entrenamiento militar.

Al llegar a casa dediqué un tiempo antes de irme a dormir a escribirte, hacía mucho tiempo que no lo hacía. No pierdo la esperanza de contarte mi diario en persona y volver a escuchar tu voz. Me acuerdo mucho de ti y de mis amigas cuando quedaba con ellas cada día y tú siempre me preguntabas que dónde estaba y cuándo volvería. Siento haberte preocupado cuando llegaba tarde y siento no haber tenido tiempo para pedirte perdón, espero que no me lo tengas en cuenta.

Hay algo más que te quiero escribir, supongo que ya lo sabrás porque siempre te enterabas de todo, tranquila, estoy bien, te prometo que no me meteré en ningún lío. Por cierto, hoy he hablado con Regina, una chica que tiene muchos problemas por la droga. No la conozco mucho, pero no quiero que le pase nada, ya sabes que odio las drogas.

Mañana quedaré con Carlo, un chico que puede saber algo, a Troy no se lo he contado y no lo sabrá, no quiero que se entere. No dejaré de buscarte y está muy equivocado si piensa que dejaré de hacerlo. No te dejaré sola, haré lo que tengo que hacer y te juro que te encontraré, NADIE impedirá que vaya a buscarte. Me abriré paso sea como si sea si alguien decide interponerse.

CAPÍTULO DOCE: EL PRECIO DE LA VERDAD

#Michelle12

Mi vida es un asco, es viernes por la noche y nadie me ha escrito al móvil, pero no me importa. Si la gente de la ciudad no viene a buscarme yo iré a moverme por la ciudad con mucho cuidado, eso sí. De hecho, me di cuenta de que quiero empezar un entrenamiento para saber defenderme y resulta que yo no llevo ningún arma legal encima.

Dicen que hay personas que nacen con un timing especial y creo que yo puedo ser una de ellas porque cuando estaba en la armería me llamó Carlo. Accedí a quedar con él siguiendo mis condiciones: vendría solo, sin armas ni ningún dispositivo a una ubicación relativamente céntrica con posibilidad de una huida rápida y no mucha gente. El gimnasio de la playa sería el sitio perfecto.

Quizá fuera un poco locura acudir sola a esta reunión, pero necesitaba hacerlo. Por si me pasara algo, le envié un mensaje a Pearson contándole mis planes. Hasta que llegara, le vigilaría desde una azotea.

Me dijo que él no tuvo nada que ver con mi secuestro del otro día. La persona que me secuestró, Igor, es un tipo incontrolable, mitad humano y mitad robot, una especie de ciborg. Estos días ha secuestrado a varias personas, no iba directamente a por mí, simplemente yo estaba en el sitio erróneo en el momento menos oportuno. Carlo le conoció en la ciudad de Marbella, trabajaron juntos allí, se llevaban bien, hasta que ahora se han dejado de hablar.

A Carlo no le gusta la policía, ha tenido problemas con ellos en el pasado. Eso no es una excusa para no delatar a un torturador, se justificó alegando que se considera una persona leal y que como, Igor le salvó la vida en el pasado, ahora no puede delatarle. Su justificación hacia Igor fue un paso más allá hasta el punto en el que me pidió que no temiera las intenciones de ese torturador hacia mí.

Es cierto que yo tampoco he ido a la policía, tengo un motivo relevante para no hacerlo, quiero saberlo todo de él por mi seguridad y por mi propia cuenta. Entre otras cosas porque sospecho que el coche negro que me siguió ayer por la ciudad podría coincidir con Igor. Me confesó que Troy le apuntó a él y al Cejas con una pistola y casi los mata.

Carlo decía querer mantener una vida tranquila ocupándose de su gimnasio, se sentía abandonado y defraudado por las personas que consideraba familia. Fue sincero conmigo y yo lo fui con él, me mostré como una chica frágil, asustada y sola a la que le vendría muy bien saber las zonas por las que se mueve su torturador y por así evitarle. No coló, no me dio ningún dato más sobre Igor.

Terminamos la conversación en su despacho del gimnasio, allí me dijo que está desarrollando varios programas de televisión y que si me gustaría trabajar para él ya que le conté que estoy desempleada. Dejamos en el aire varias propuestas, terminé pagando una membresía para el gimnasio y en el hospital por culpa de su estúpido coche.

Yo no sé si este chico es solo torpe o torpe y tonto a la vez. El muy estúpido casi me deja coja por enseñarme el sonido de su pito mientras conduce, ¿cómo me voy a poner yo ahora un pantalón corto en verano? Tendré que hacerme un tatuaje para disimular la cicatriz, a ver cómo se lo explico a Troy.

Salimos del hospital, menos mal que estaba Tony -su chófer– para tener otra persona con la que hablar porque de Carlo poco se puede sacar. Al parecer, le pongo nervioso y por eso no se aclara cuando interactúa conmigo. La verdad es que creo que le gusto y no se atreve a decírmelo. Lo prefiero así porque como me vuelva a decir que le gusto, como el día que le conocí en el badulaque, no seré yo quien terminé atropellada.

Por fin pude perderle de vista y volver a mi plan inicial del día de hoy, ¿conseguir un arma legal? No, el otro plan, el del motor. Técnicamente el plan era conocer más sitios en la ciudad, el plan del motor surgió de la nada porque cuando estaba dando una vuelta por el norte Julieta me informó de un plan relacionado con un programa de televisión y otro de una ruta de motos en el New Templo y hacia allí que me fui.

No había tenido suficientes emociones con el coche de Tony, Julieta se subió en mi moto para que participáramos de la ruta en moto hacia la ciudad. Para organizarnos, decían algo de una posición de espiga, pero yo la única espiga que conozco es el tipo de trenza. Así que, mi misión era mantener viva a Julieta y meternos en todas las conversaciones.

El día que nací, los astros se alinearon y me hicieron guapa, la dupla de lista y guapa estaba en proceso y, por eso, cuando paramos a repostar eché gasolina a otra moto que no era la mía. Julieta y yo nos quedamos tiradas en el monte y tuvimos que caminar hasta una tienda para que nos rellenaran una garrafa de gasolina. Ahora ya podíamos volver con el grupo al New Templo.

CAPÍTULO TRECE

#Michelle13

Estos díasestoy aprovechando para hacer mis propios planes. Por ejemplo, conseguí que Carlo me contara su versión acerca de lo que pasó en mi secuestro y que explicara qué le une a Igor.

Quien me conoce de antes de venir a Londres sabe que yo suelo frecuentar mucho el hospital por estamparme con los vehículos que conduzco o por lanzarme del paracaídas y no acertar con el aterrizaje. Llevo 13 días viviendo aquí y todavía no había tenido ningún accidente…hasta hoy. Alguien pensará que puede tener algo que ver que sea mi día nº13 en la ciudad, ahí lo dejo.

Me distraje escuchando mis pensamientos, dejé de mirar a la carretera, perdí la consciencia y lo siguiente que recuerdo es despertarme en el hospital. Al parecer, me llevó hasta allí un chico llamado Buba que conducía con su coche detrás de mi moto y vio cómo salí despedida.

Buba estaba esperándome en el hospital y me llevó donde tuve el accidente para que recuperara, sin éxito, mi moto. No sé qué me molestó más: si que me robaran mi moto o tener que ir a la policía a denunciar el robo. Hasta que vinieron dos agentes pensaba que me atendería el perro antidroga de la policía, seguro que él sería mejor que muchos de sus compañeros…Me cae bien este animal, tiene carácter y atacó un par de veces a Buba, seguramente llevara algo de alegría de más encima.

El agente Montoya, que tomó nota de mi declaración, me comentó un pequeño detalle sin importancia y resulta que cuando tienes un accidente, no tienen porqué haberte robado la moto, puede ser que la grúa haya hecho su trabajo y haya retirado el vehículo del lugar de la colisión.

Efectivamente, , falsa alarma de robo, habían llevado la moto hasta mi casa y hasta allí me acercó Buba.  No lo sabíamos, pero no estábamos solos, el perro antidroga de la policía tenía un venganza particular que saciar y apareció en mi casa persiguiendo a Buba. ¿Por qué no puedo ir a los sitios como el resto de las personas sin tener problemas añadidos? El perro se tiró al agua y le tuve que rescatar.

Antes de seguir con mis planes dejé a Buba en un garaje en el que estaba Sabine por casualidad. Hacía mucho que no la veía y me sorprendió cuando me dijo que ya no formaba parte de la policía. Pusimos rumbo al taller para que cambiaran el color de mi moto y no llegamos, terminé yo en chapa y pintura…de nuevo inconsciente. Sabine, que estaba conmigo, llamó a la ambulancia.

Retomé la consciencia en mitad de la calle, tirada en el suelo como mi dignidad junto con Gloria, Sabine y un enfermero que me hundió un poco más en mi miseria particular. Mi nuevo amigo perruno, el arma más letal conocida hasta la fecha, apareció en el lugar del accidente. Está bien sentirse acompañada, pero me empiezo a agobiar un poco.

Nos pusimos en contacto con la policía para que vinieran a por el perro y durante la espera le tuve que salvar la vida por segunda vez. Aparecieron Montoya y su compañera y los muy capullos no me dieron ninguna recompensa por mis heroicas acciones de salvamento perruno. La policía se fue sin resolver nada, como siempre, Max seguía a mi lado. Se metió solito en el coche de Julieta y le acercamos hasta la comisaría con la intención de dejarle ahí con sus dueños.

Cormac apareció en la comisaría mientras daba una vuelta con su coche y fue la señal definitiva para que tuviéramos mascota nueva. La policía de esta ciudad no se aclara: que si quieren al perro, que si no le quieren, que si me lo regalan, que si nos firman sus papeles, que si me lo llevo nos acusan de secuestro, que cuando nos lo llevamos en el coche de Cormac empiezan una persecución para recuperarlo….

A mi abuelo nadie le atrapa en una persecución, optamos por una decisión salomónica. Dejamos el perro a medio camino entre un agente y yo para que Max decidiera con quien quedarse. Si en un acantilado estuviera el perro y tuviera que decidir entre salvar a los agentes de la policía o salvarnos a Cormac y a mí, Max lo tenía claro: se quedó conmigo y con Cormac.

No terminábamos de creernos lo de Max, así que, volvimos a comisaría para confirmar que podíamos quedarnos con él. Descubrimos la triste verdad, Max solo me quería por los anabolizantes que me dio Carlo el otro día y me los terminaron requisando. Estando allí, apareció Cano que actúo con normalidad con el perro mientras que yo le observaba. Él sigue sin reconocerme, cada agente tomó un camino, él también se fue del lugar y mi instinto fue seguirle para saber dónde iba, le saqué varias fotos a lo lejos. Al rato, cuando ya le perdí de vista, Cano apareció con el perro, nos presentamos de forma oficial. ¡El perro es suyo! Ni por esas logaron distanciarnos de nuestro nuevo mejor amigo, se queda en casa.

Me encontré con Julieta que llevó a reparar y pintar -a su gusto- mi moto mientras yo solucionaba la custodia del perro. Digamos que mi intención de pintar la moto con los colores de Irlanda se ha desviado un poco en el pantone de las banderas y ahora parece un caramelo de naranja y fresa. De primeras no me gustó nada y, la verdad, de segundas tampoco.

Julieta fingió ofenderse por mi reacción al ver la pintura, fui a hablar con ella y era todo un paripé para hacerme sentir mal. La acompañé hasta su casa y me contó que había tramado un plan junto con Filemón para que fuera a ver a la psicóloga porque creían que estaba mal emocionalmente. En la conversación le confesé a Julieta que hace días que notaba algo distante a Filemón y que no entendía su forma de actuar, si le pasaba algo me lo podía decir directamente. Quedó en hablar con él para averiguar qué le pasa.

CAPÍTULO CATORCE: TE VEO

#Michelle14

Empiezo el día bien, mi moto no está en el garaje de casa y vivo en un extremo de la ciudad. Menos mal que los vecinos de mi barrio son muy agradables y me dejaron tomar prestado uno de sus coches para que pudiera llegar al garaje de la ciudad.

Recuperé mi moto, ahora solo tenía que recuperar su estilo perdido con estos colores que le puso Julieta. El taller al que solía ir estaba cerrado, encontré otro dando una vuelta por la ciudad, no me dio la mejor sensación, pero era una emergencia. Aproveché también para cambiarme de ropa y prepararme por si Troy decidía empezar hoy mi entrenamiento militar.

Cormac y Troy me llamaron varias veces para encontrarnos. Estando los tres en el taller, uno de los mecánicos nos contó que su jefe está interesado en invitarnos a lo que necesitáramos del taller, normalmente, no me importa que me inviten, siempre y cuando, sepa quién lo está haciendo. ¿Quién es el jefe de este chico y por qué nos quiere invitar?

Vamos de misterio en misterio, lo bueno es que este sí pude resolverlo. Un accidente en la carretera nos dio la oportunidad para conocer a la novia de Filemón, se llama Aura Nocturna, espero que ahora dejen de relacionarme con él.

En esta ciudad o no me llama nadie o me llama todo el mundo. Recibí un mensaje de Ronan, ya está de vuelta y quiso saber si ya había ido a comprarme el coche que hablamos la última vez que nos vimos. No tengo ningún interés personal en Ronan, pero me gusta molestar a Troy con estos temas, creo que le seguiré la bola. Isabel me envió otro mensaje para invitarme a una merienda con mi prima, ahora no tengo tiempo para eso.

CAPÍTULO QUINCE: CONTENIDO Y FORMA

#Michelle15

Así empiezo hoy mi día, perseguida por la policía por exceso de facha y de velocidad. ¿Qué quieren que haga si tengo la mejor moto de la ciudad y la más bonita?

Iba camino del banco porque necesito operar con mi tarjeta de crédito y no puedo. Llamé a Julieta para que me ayudara, solo le faltó pedirme una muestra de ADN para transferir mi dinero de mi antigua cuenta a la nueva. Ya tengo mi tarjeta disponible, ¡a gastar!

He estado ahorrando para comprarme un coche y de camino al concesionario me encontré con Melinda que tenía demasiados jaleos con unos y con otros. En cierta parte esto es esperable por su habilidad especial para liar cualquier comentario, de hecho, no sé en qué momento se embarulló nuestra conversación y terminé hablando a solas con Cano.

Ups, se dio cuenta de que el otro día le estuve siguiendo con la moto. Intenté salir del paso diciendo que le gusta a una amiga mía y que quería saber más de su vida para decírselo a mi amiga. Me quedé sin palabras al saber que Cano ahora tiene una pareja nueva.

Yo sé que hablar en confianza con Melinda es arriesgado porque esta señora no tiene filtro de ningún tipo, le pregunté por la pareja de Cano. Me contó que está lleva 5 meses con una chica muy guapa, rubia con voz angelical y un poco tóxica. Quiero que Cano esté bien y que no se rían de él, pero no al punto de acabar con la novia de Cano como propuso Melinda. Le propuse que obtuviera más información de ella de forma pacífica, consiguió su nombre: Iru Ivanova.

Melinda no me cree cuando le digo que no tengo ningún tipo de interés relacional con Cano -ni con él ni con nadie, tengo asuntos más importantes a los que dedicar mi tiempo-. Esta señora conoce a todo el mundo menos a la vergüenza y esto, a veces, viene bien. Llamó a Ivanova y nos encontramos con ella, la vimos salir del motel en moto acompañada de un señor muy mayor. Cruzamos un par de comentarios con Ivanova y, según dijo, no está enamorada de nadie.

Demasiado estrés por hoy necesitaba quedar con mis amigas y que me pusieran al día de sus chismes. A Gloria hay una persona en la ciudad que la saca de sus casillas, es Regina, y quiere darle una paliza porque le ha intentado atropellar varias veces. Ayer coincidieron en una fiesta y Regina no dejó de provocarla hasta que Gloria explotó y contestó con insultos.

Entre todas le quitamos esa idea de la cabeza y le propusimos como alternativa que se pegaran sin intermediarios, que invirtiera el dinero en pagar a alguien para viralizar la pelea o que hablara con ella directamente. Quizá lo que le pasa a Regina es que está enamorada de Gloria y no sabe cómo expresarlo o quizá haya algo más que todavía no sabemos.

Pasamos al turno de Sabine, está conociendo a un chico, Errol, que a su vez está conociendo a Iru. ¿¿Cómo, hablamos de la misma Iru?? Gracias, timing. Este dato me podría venir muy bien en el futuro, pero mis amigas no podrían saber mis intenciones.

Se acabó la quedada, Julieta tenía que volver al banco y yo tenía un coche que comprar. Quedé muy sorprendida en el concesionario cuando me dieron la opción de probar todos los vehículos antes de decidirme por uno. Comprar un coche es más difícil de lo esperado, hoy tampoco será el día para estrenar coche.

De vuelta a casa, le conté a Troy que Jimmy tuvo un desafortunado comentario sobre mi madre y que no podía quedar así. Me pidió que tuviera paciencia y que esperásemos el momento oportuno porque el contable esconde algo. Troy también sospecha de la mujer de Jimmy, ninguno de los dos nos creímos que trabajase en un colegio como profesora.

No puedo depender de Troy cada vez que quiera defenderme. Además, yo no soy una chica rencorosa, yo quiero reprender a quien me ofenda en el momento sin posponerlo. Troy me prometió que cuando superara el entrenamiento que me tiene preparado, me regalaría un revólver dorado y que podría serigrafiarlo a mi gusto.

Le prometí que mantendría un perfil bajo, no me metería en problemas y respetaría el plan que nos ha traído a esta ciudad. Hablando de ciudades, quise saber si Troy había estado en Marbella para saber si conocía a una persona en particular.

Me respondió que no ha estado allí, pero sí en otra ciudad de España, y que a lo largo de su vida ha conocido a mucha gente, en concreto, me habló de una persona que parecía mala y no lo era. Conoció a esta persona en un pub irlandés, tenían en común una vida que no habían elegido, una vida que les fue impuesta en la que nunca pudieron decidir.

Yo no quiero ese tipo de vida, quiero tomar mis propias decisiones, rodearme de las personas que yo quiera, por ejemplo, quiero ver y hablar con Isabel. Troy no me deja hacerlo, dice que ella está marcada por un motivo que no me quiere contar y que le odia porque le falta información para comprenderle. Dice que, si nos lo contara, lo mandaría todo al carajo, que no se arrepiente de lo que hizo y que lo repetiría.

Aproveché este punto de la conversación para contarle que he hablado con Cano, que me lo he encontrado en la ciudad, aunque no sé los motivos que le han traído hasta aquí. Tampoco me deja hablar con él, me pide que no remueva el pasado.

Me pide paciencia, por mí y por ti para esperar el momento en el que pueda desvelarme todo lo que me oculta. Si me contara ahora la verdad, todo se desencadenaría demasiado pronto y yo estaría en peligro. Creo que se equivoca porque ellos se merecen saber también la verdad, cada día tengo más dudas sobre si lo que estamos haciendo es lo correcto y mi paciencia se agota. No obstante, por ti esperaré un poco más. Troy me prometió que te encontraríamos, dice que soy fuerte como tú.

“Tu personalidad debe llevar ese nombre”

CAPÍTULO DIECISÉIS: HACE FALTA VALOR

#Michelle16

Después de la conversación que tuve ayer con Troy, hoy me ha dicho que cada día dedica un tiempo a averiguar más acerca del paradero de mi hermana. El amigo del que me habló ayer, le dejó una lista de contactos y una persona de esa lista le está ayudando, no le conoce en persona, solo hablan por teléfono.

Pearson y Cormac estuvieron preparando hace días un segundo encargo de armas explosivas. El primero que movimos por la ciudad fue todo un éxito, ganamos un total de 600k. Hoy intentaríamos hacer lo mismo con el segundo cargamento de armass por el doble del valor. Sin embargo, en esta ocasión, no sería tan fácil pues la ciudad estaba llena de controles policiales. Para evitarles, establecimos dos rutas: una para las armass y otra para el vino de tapadera.

Jimmyquien, por cierto, es hombre muerto por lo que dijo de mi madre-, nos ayudaría con una de las rutas. El muy imbécil quiso pasarse de gracioso con la persona equivocada, fingí perdonarle, pero la verdad es que no me sirve su perdón, no me importan sus excusas y mucho menos me importa cuál es su situación personal. Troy habló con él, mientras yo observaba qué decía y cómo lo decía. Hace falta valor para afrontar la muerte y el contable experimentó una de las peores vivencias posibles, las amenazas veladas y los silencios cortantes. Comienzo a tenerle gusto a la paciencia, todo llega a su debido momento.

Hasta que nos pudiéramos ocupar de él, seguiría trabajando para la empresa familiar, se encargaría de transportar las botellas de vino. Jimmy, Troy y yo viajamos a Irlanda para acercar todo hasta el aeródromo del norte donde estaría esperando Ronan con dos camiones de mercancías. Yo pensaba que Ronan vendría con nosotros, pero se quedó vigilando los camiones. Me gustaría pasar más tiempo con él, es más mayor, ha estado en la guerra, es listo, sabe de coches, sabe de aviones y helicópteros, sabe de alcohol, juega a la liga de leyendas como yo y tenemos nuestro primer secreto juntos…

Cuando llegamos a casa y cargamos la camioneta con las armass, dejamos a Jimmy solo y nosotros fuimos al despacho de Troy, me dejó entrar allí, es un sitio que guarda muchos recuerdos, allí murió Ciara. Era mi oportunidad, escondí mi móvil para grabar con la cámara la estancia, ahora podré revisar con tranquilidad cada uno de los rincones, en especial, la zona de la chimenea.

Mientras nosotros estábamos en Irlanda, llegaron hasta el aeródromo del norte Pearson y Cormac. Ronan nos proporcionó un walkie talkie a cada uno y comenzamos la ruta. Los camiones iban los primeros, seguidos por mí en la moto y cerrarían la fila Jimmy y Troy en su camioneta. Guardaríamos una distancia de seguridad entre todos para poder reaccionar a tiempo por si la policía nos descubría. Empezamos por el norte, pasamos una ruta de tierra, carreteras secundarias, el barrio de los pijos hasta la zona del puerto, el punto de entrega.

La misión de hoy no podía salir mal, no había margen de error. Cada encargo, cada conversación con Troy, cada plan elaborado por Pearson y Cormac es un aprendizaje para mí. No les iba a fallar, quería cumplir con el plan y, lo conseguimos, la mercancía llegó a la nave en perfectas condiciones. Estaba muy nerviosa y me puso muy contenta que Troy me felicitara. Me puso más contenta todavía que me quisieran regalar la mariposa que llevaba días buscando.

Debíamos mover la mercancía cuanto antes por si Jimmy decidía traicionarnos o intentar algún movimiento sospechoso contra nosotros. Tampoco tenía mucho margen de actuación pues la empresa está a su nombre y, si nos pillan, la responsabilidad será suya.

CAPÍTULO DIECISIETE: EL EFECTO MARIPOSA

#Michelle17

El día de ayer terminó de la mejor forma posible, por fin, tengo mi mariposa y mi propio coche, uno moderno a la par que clásico y de gran cilindrada, además, es descapotable.

Este fin de semana son las jornadas de puertas abiertas en la comisaría y mi intención era apuntarme en la lista de espera para acudir con Melinda. ¿Sabéis lo que pasa cuando se mezcla una bebida con gas azucarada y una pastilla efervescente? Pues cuando estás con Melinda consigues el mismo efecto, todo es caos y destrucción a su alrededor. Hablamos por teléfono y me dijo que Cano quería hablar conmigo, estaba enfadado.

Me preguntó porqué si no nos conocemos de nada le quiero amargar y le espío a través de Melinda tomándole fotos con su amiga Ivanova. Ella no es su pareja, la pareja de Cano es Sara. De hecho, Ivanova ya no le habla por todo el tema de las fotos. Esta vieja me ha buscado un lío con quien no quería y en una magnitud con la que no contaba. Ahora corre el rumor de que a mí me gusta Cano y que he contratado a Melinda para pegar a Ivanova.

Entré en comisaría y me encontré a Cormac tomando los datos de la gente que quería apuntarse a la jornadas. Le llamé para que saliera de ahí y me dijo que no quería porque estaba investigando. Si de forma individual ya me sacan de mis casillas, si juntas a Cormac y a Melinda preguntándome por Cano yo pierdo la poca paciencia y cordura que me quedan. De verdad, ¿no habrá ningún centro de día donde pueda llevar a los abuelos para que jueguen a la petanca y a las cartas mientras yo vivo mi vida?

Recibí una llamada de Jimmy preguntándome si quería quedar con un amigo suyo para que le enseñara la ciudad. Yo no quedo con cualquiera, no me gusta perder mi tiempo, por eso quise saber con antelación si ese amigo suyo cumplía con los requisitos necesarios para que yo invierta mi tiempo con alguien: alto, moreno, guapo, tatuado, inteligente, dos carreras como mínimo, con trabajo, dos años mayor, divertido, rápido de mente, bueno en la cama, que vista bien, saber estar, familiar, simpático y agradable con los abuelos y que tenga pasta.

Quedamos y me presentó a su amigo, es su profesor de defensa personal, Christian. Yo estaba con Cormac, Melinda, Fresita y mucha más gente en el hospital porque tuvimos algún que otro problemita en comisaría y tuvimos que pasar por allí para curarnos. Fuimos todos a comer a un restaurante italiano, como éramos demasiados, nos dividimos por zonas.

Cormac, Jimmy, Christian y yo fuimos a un reservado del restaurante. Jimmy empezó a hacernos preguntas a los dos para que nos conociéramos hasta que Cormac y él se fueron. Cuando nos quedamos Christian y yo a solas me confesó que es gigoló y le habían pedido que me hiciera compañía y me alegrara.

No sé si esto es lo más triste que han hecho por mí o si es lo más ridículo, en cualquier caso, hoy mi día estaba siendo surrealista. Me quedé con su número por si en algún momento le interesaba su compañía a mis amigas. Hicimos creer a Jimmy que seguiríamos conociéndonos.

En la jornada de puertas abiertas, me crucé con Nikki vestida de agente de la policía, según me contó Jimmy fue algo puntual. El único trabajo que tiene su esposa es el de profesora. Cano y Cortés fueron los agentes que nos asignaron a Cormac y a mí para que nos enseñaran lo que hacen en la policía.

Después de perder de vista a Fresita y su machete -me quiere matar porque no pudo comer nada en el restaurante italiano- estuvimos dando vueltas en el coche patrulla Cormac, Cortés, Cano y yo. La ocasión perfecta para arreglarme con Cano.

Cortés nos contó cómo ha terminado trabajando en la policía de Londres después de su paso por la de la ciudad de Marbella donde conoció a Cano. Les pedí que nos contaran más acerca de cómo funciona la policía, la radio interna, el uniforme, el arma reglamentaria…Yo estoy muy perdida en vida laboral, necesito estabilidad y superar el trauma que me causó la mierda del bar irlandés en el que trabajé dos días.

Tras probar el campo de tiro de la policía, seguí la jornada acompañando a Whesker. Yo quiero un trabajo como el suyo, no hace nada más que tomar café y dar vueltas mientras le pagan. Fuimos primero al OWOWOWO a tomar un café para coger fuerzas antes de ir a patrullar por la zona de la playa y del gimnasio. Estuvimos hablando con dos personas que estaban en las escaleras de la zona y nos contaron sobre las drogas que se mueven por allí.

Cuando ya quería volver a mi casa, me atropellaron y me desperté en el hospital acompañada de Cortés. Él me dijo que me atropelló un compañero suyo que murió en el mismo accidente. Su pareja de patrulla seguía siendo Cano y fuimos a buscarle, pero Cortés no estaba fino con la frenada y le terminó atropellando. Le salvé la vida y como compensación me dio el bate del detenido al que también atropelló Cortés.

Pasar el día con la policía está siendo más emocionante de lo que jamás hubiera pensado, hasta pude participar en la negociación para liberar a unos rehenes en un supermercado.

Se me da bien esto de negociar, tengo un don. Intenté emplear mis dotes de persuasión con Cano también para conocerle más. Estuvimos hablando de lo que hacemos en nuestro día a día, me echó la bronca porque me dice que no hago nada productivo, pero no me importa porque me gusta lo que hago. Le seguí preguntando por su pareja, por Sara, y fue el único momento de toda la conversación en el que no fue un borde en sus respuestas. Habla de ella con cariño, incluso, me llegó a enseñar una foto donde la vi vestida con su traje de policía.

Seguimos hablando y me contó que perdió a un familiar por las drogas, los dos tenemos en común esa parte de nuestro pasado, no nos gustan las drogas. Le pregunté si había perdido a algún compañero de la policía por un ajuste de cuentas y me dijo que sí. Me contó que Sara es policía como él, aunque deseara que no lo fuera por los riesgos que conlleva su profesión. Ella era la parte buena de su vida.

Después de haber pasado todo el día con Cano, ya le caigo mejor y no está enfadado conmigo.

CAPÍTULO DIECIOCHO: DAÑOS COLATERALES

#Michelle18

Troy está de viaje y solo me dijo que, en su ausencia, mantuviera un perfil bajo y no me metiera en problemas. Sin duda, uno de los rasgos que me identifican es lo obediente que soy y, para hacerle caso, dejé la mariposa que me regalaron en casa y salí solo con mi bate -firmado por Tiger Woods- a dar una vuelta por la ciudad.

Me cambié el peinado y la ropa, algo que podría ser bastante sospechoso de por sí, pero prometo que no estoy haciendo nada malo…de momento. Solo mi coche ha sufrido algún daño, tengo de margen hasta que Troy regrese a la ciudad para hacer ver que aquí no ha pasado nada.

Quizá cuando le enseñe los tatuajes que me hecho, le duela menos saber el precio de la reparación del coche, o le duela el doble… En cualquier caso, es un problema de la Michelle del futuro. Además, he pensado en todo porque me he tatuado la mano, en el torso y en los brazos que no se me ven si me visto con manga larga. Se los enseñé a Cormac y creo que no le gustaron mucho, seguro que con el tiempo se hacen a ellos.

Ayer dejé pendiente hablar con Julieta y quedé con ella para ir al OWOWOWO. Quería decirme que Jimmy no le pagó 30k a Christian por estar conmigo, al parecer, el interés de este tipo hacia mi va más allá de su profesión. Una lástima que no sea correspondido y que él no sepa que soy una bad bitch, seguiré el consejo de Julieta y le usaré para mi beneficio.

Cormac y yo fuimos hasta el taller para arreglar un poco mi coche y al señalarle un color de la pared a Cormac le metí el dedo en el ojo a un viandante -quizá la historia ha sufrido algún cambio-, se cayó al suelo y terminó viniendo la policía.

Vinieron varios patrullas, entre ellos, Cano e Ivanova. Aproveché para pedirle perdón a ella y Cano me dijo que tenía que esconder mi bate para evitar problemas en este tipo de situaciones.

¿Por qué nadie me avisó de que mi coche es un biplaza con cuatro asientos? No entiendo el humor de la gente que fabrica los coches en Londres. Solo porque le prometí a Troy que mantendría un perfil bajo no usaré mi bate con la persona que me vendió el coche en el concesionario ni con la gente del taller.

Jorgito, un mecánico de la ciudad, se presentó voluntario para recibir un puñetazo por un tema que nada tenía que ver con mi coche. Me hizo una foto con su móvil y tuve que darle, la verdad es que me vino muy bien para dessfogarme. Me contaron que se trata de un gallego relacionado con una familia irlandesa.

Ya no teníamos nada que hacer en la comisaría, Cortés apareció para poner orden con el mecánico y su grúa infernal. Le pregunté qué tal le había ido el día y dónde se había dejado a su compañero Cano, le llamó y me dijo que estaba tomando algo en el New Temple y nunca hay que decirle que no a un plan improvisado.

Cuando llegamos, casualmente, me puse entre Cano e Ivanova solo porque era donde había más sitio en el círculo. Sin embargo, Cano no lo entendió así, volvió a preguntarme qué problema tengo con ella y ya no sé cómo explicarle que no me pasa nada en especial. Como policía que es, sabe que los líos de la ciudad me persiguen y me dio su número de teléfono para e-mer-gen-cias.

Seguro que cuando Troy me dijo lo del perfil bajo, se refería a que si participaba en una carrera ilegal lo hiciera como copiloto y no conduciendo yo. Buba me lo ofreció y yo acepté, veremos qué pasa.

CAPÍTULO DIECINUEVE: LO QUE NO ME ATREVO A DECIRTE

#Michelle19

De nada sirve hacerte unos tatuajes si nadie te los puede ver. Fui hasta el garaje central y me encontré con Gloria, Sabine y Julieta que me pusieron al día de sus asuntos. Gloria está conociendo a una chica nueva -Nala- y quisimos saber más de ella, sobre todo para evitar que nuestra amiga sume un nuevo fracaso sentimental.

El nuevo fracaso estaba exactamente a un coche y a una conversación de distancia. Nala le contó a Julieta que está conociendo a otra chica y que se tenía que ir porque se le hacía tarde. Gloria y yo nos fuimos a dar una vuelta de reconocimiento por la ciudad. En ningún caso nuestra intención era que un tipo nos arrollara con su coche y se estrellara contra la moto de Gloria. Avisamos a la policía para que vinieran a auxiliar a dos pobres muchachas, indefensas y heridas que para nada le pegaron al conductor para que supiera con quién se había estampado.

Me quedé con ganas de emplear un poco más de violencia, me fui hasta casa y probé cómo era la sensación de tener y usar mi mariposa.

Al salir de casa vi algo que me inquietó bastante, había alguien con la cabeza cubierta, de pie, en una moto de color oscuro esperando a que saliera.

Cuando centré mi atención en esa persona, se subió a su moto y salió a toda velocidad. ¿Quién sería y qué hacía en nuestra casa? ¿Sería Igor otra vez? Las únicas personas con las que he tenido algún problema últimamente han sido Fresita y Jorgito quienes, además, me han amenazado.

Solo sé que viste de oscuro y que su moto es de color azul oscuro o negro, intenté buscar por la ciudad y encontré una moto que encajaba con esa descripcion. Seguí su moto con la mía y consiguió escaparse saltando por la autopista, me quedé con una foto de su moto.

Puse al corriente de todo lo que estaba pasando a Julieta porque no me sentía segura y necesitaba que alguien pudiera buscarme llegado el momento. Durante la persecución me di cuenta de que ni mi moto ni yo tenemos resistencia suficiente, debía ir al gimnasio.

No sé si fue una buena idea porque allí también había una moto, era una chica quien la pilotaba. Wesker estaba de servicio en el puerto, anotando algo en una libreta, y me acerqué a él para preguntarle cuánto tiempo llevaba allí y si había visto alguien en una moto en una actitud sospechosa. Me dijo que había una chica dando vueltas. ¿Sería la misma persona o sería Wesker junto con la policía quiénes me estaban investigando a mí?.

No sé qué está pasando, no entiendo nada, pero hay algo que no me está molando. La persona que sea no se preocupa en cubrirse demasiado. Sin embargo cuando me acerco a ella, se va corriendo con la moto. Otra opción es que pueda ser una persona contratada por Troy o los abuelos para cuidarme. Definitivamente, se trata de una mujer y usa una radio o pinganillo para comunicarse.

Está claro que no puedo acercarme a ella, tendría que buscar una alternativa para saber quién le puede estar informando de mis movimientos. Salí sin que me viera de la zona del puerto y me fui con la moto hasta el badulaque, me quedé allí un rato con la moto apagada y apareció de nuevo. Sabe en todo momento dónde voy.

Wesker me dio la clave, Mahmoud, un compañero suyo de la policía también había estado investigando sobre la moto y consiguió saber a quién le pertenecía: Evelynn Souls. Wesker y Mahmoud empezaron a contar todo lo que habían descubierto sobre la chica de la moto, delante de mí, sin yo decir nada, solo escuchaba una conversación en la que no debería haber estado una civil. Creo que en el futuro me puede venir bien esta cercanía con la policía.

Ahora que sé quién me está siguiendo, necesito protegerme y no hay sitio donde te atiendan mejor que en urgencias y ¿quién me dijo que podía llamarle si tenía una emergencia? Cano. No quería estar sola y le llamé desde el hospital para que me acompañara de compras, pero no quiso. En cierto sentido, es probable que hubiera conseguido mi objetivo de hacerle ver que puedo estar en problemas aunque no se lo dijera directamente.

Conduje mi moto hasta el observatorio, uno de los puntos más altos y emblemáticos de la ciudad. Dejé la navaja en mi moto y desde allí le envié un mensaje a Cano y me acordé de ti. Saqué mi collar negro con un lazo y una perla negra, lo apreté con fuerza. Nos va a matar, como se entere de que le estoy mintiendo, nos mata. No se puede enterar.

Recibí una llamada de Gloria, estaban en el hospital, unos policías las habían atropellado y Sabine estaba en el quirófano. Incluso allí, apareció la chica de la moto. Regina -la esteticista- me llamó contándome un drama con su exnovio y como para drama el de mi bigote, fui hasta donde estaba para un 2×1. Nos olvidaríamos de mi bigote y de su exnovio en un visto y no visto.

Junto con Regina estaba Fresita y su odio por mí. Consideré que Fresita persiguiendome con un machete para matarme era una motivo suficientemente urgente como para avisar a Cano de nuevo. Apareció para protegerme y quitarme a esa loca de encima, quizá fue un tanto excesivo porque sin pensárselo dos veces sacó la pistola y se lió a tiros.

Fresita terminó en el calabozo y yo detenida por amenazarla, agente Johnson te has metido en mitad de una broma que no te incumbe. Por otro lado, qué emoción, mis primeros antecedentes.

Cano habló conmigo en privado para reprenderme y me dio el dinero correspondiente a la multa que me pusieron. Me dijo que podía contar con él siempre que lo necesitara y que no estaba decepcionado ni enfadado. Conocimos a Rodríguez, comprendió que Jhonson se había excedido en sus funciones y estaría dispuesto a devolverme el dinero de la multa que me pagó Cano. No está mal tener antecedentes si terminas ganando dinero con ellos.

Una puesta de sol, el final de un día, me gusta ver cómo la luz se apaga poco a poco en el horizonte…

CAPÍTULO VEINTE: DARK SIDE

#Michelle20

Ayer me pusieron mis primeros antecedentes policiales por decirle de broma a Fresita que quiero matarla. Hoy, el agente Tarantino, me ha citado en comisaría para darme la posibilidad de denunciar y para testificar sobre todas las personas con las que he cruzado alguna palabra en un tono más elevado de lo habitual en mí.

Es complicado llevar la cuenta de todas las personas que me odian, pero hice un esfuerzo y le conté al agente todo lo que me ha pasado estos días: desde los altibajos en mi amistad con Fresita, pasando por  Jorgito hasta las amenazas de muerte del agente Mayers.

Contra Fresita no tengo nada personal porque bastante tiene despertándose cada día, pero sí quiero denunciar, de forma anónima, a Mayers. Me amenazó directamente diciéndome que me va a cortar el cuello y que me va a pegar un tiro por todo el tema de Ivanova y las fotos.

¿Un policía puede amenazarme sin ninguna consecuencia y yo por bromear con mi amiga tengo antecedentes policiales y una multa? No es justo, intentaría nivelar la balanza por la vía legal, pero no descarto otro tipo de actuaciones.

Me acerqué hasta una fiesta en una de las discotecas de la ciudad y me encontré con Evelynn Souls, Fresita, con el Cejas y con Carlo. Presté atención a Carlo porque me ofreció dinero a cambio de salir en un vídeo publicitario en su programa de televisión. Le reproché el problema que me buscó con la policía por culpa de sus anabolizantes ilegales y terminamos hablando de sus negocios como ladrón de guante blanco.

Quise obviar a Fresita, pero por razones obvias no es posible y, si no puedes con tu enemigo, únete a él. Salimos de la discoteca para afianzar nuestra amistad con un par de golpes y volvimos a la discoteca para seguir bailando otro rato.

Regina, Fresita y yo nos fuimos de la discoteca porque a mi nueva mejor amiga se le ocurrió una gran cagada: restregaría su mierda por los baños de la comisaría. Cuando llegamos nos enteramos de que la ciudad está en estado de alarma y que la policía incrementaría el control policial con más vigilancia en las calles.

Marcar las paredes de la comisaría no fue suficiente, Fresita me dio un spray para que hiciéramos grafitis en las paredes. Antes de hacer nada, fuimos a una tienda de ropa para vestirme tapando mis tatuajes y pasamos por la peluquería para recogerme el pelo. Malandra y camuflada, ahora sí estábamos preparadas.

Mis amigas siguieron buscando una nueva ubicación en la que seguir pintando. Sin embargo, yo me distraje con otra vista, una más solitaria, la sombra del lado oscuro que comienza a proyectarse sobre Myers.

“Cuéntales cómo el IRA les hacía correr”

CAPÍTULO VEINTIUNO: WE’RE BACK

#Michelle21

He quedado con Gloria y con Julieta porque hay una fiesta que no puede empezar sin nosotras allí. Si alguna vez pensáis que tenéis una vida social intensa, que sepáis que hay una liga más pro en la que solo juega Gloria. Yo no aspiro a tener su vida social, pero sí quiero encontrar trabajo y si es de camarera, mejor. Quiero encontrar otro bar en el que pueda servir una copa y beberme otra.

Ayer hice mi primer código monte, solo unas pocas personas saben lo que es esto porque el resto ya no lo pueden contar. Hay un señor mayor llamado Owomoyela que no debería conducir y resulta que es taxista, el muy torpe se ha chocado varias veces con mi moto y ya me he cansado.

Gloria y yo pedimos un taxi para que viniera él a llevarnos al lago a pescar. Le puse mi mariposa en el cuello y le obligué a apartar el taxi de la carretera. Se bajó del coche e hicimos un juego de precisión con su mano apoyada en el suelo y mi navaja golpeando el suelo entre sus dedos. Esta vez, tuvo suerte, llegamos a un trato: a él no se le ocurriría volver a rozar mi moto y nos llevaría a cualquier sitio de la ciudad gratis o, la próxima vez, no sería tan hábil.

Volvimos a la fiesta y me encontré con Cano que quiere le ayude a conseguir que Amancio y Fresita tengan una cita por la buena pareja que podrían hacer. Cuando mi amiga se despertó le avisé del plan, le pareció bien y, hasta que pudieran verse, aprovechamos el tiempo.

Apuñalé a Fresita, me da absolutamente igual quien seas, si hablas mal de mi madre tienes las horas contadas. Estábamos en el garaje central y le dije que aparcara la moto debajo del techo porque estaba lloviendo. Allí, le apuñalé, solo Gloria nos vio. Me monté en mi moto y me fui hasta el puerto, volví a sacar mi navaja y limpié los restos de sangre.

Saqué mi móvil y miré la foto de Igor, la persona que me secuestró hace días. Estoy casi segura de que es él, por qué me lo ocultaría Troy, por qué no quiere que lo sepa. Seguí mirando fotos y me detuve en la de Cano, saqué el collar negro que llevo conmigo, miré hacia el cielo y dejé que las gotas de la lluvia recorrieran mi rostro.

Gloria se quedó preocupada y me llamó, pasé a por ella con mi moto y volvimos al garaje central. Una pintada en la fachada del garaje hizo que se me pasara un poco el cabreo. Fresita pintó el grafiti que nos quedó ayer pendiente.

Parece que ya está anotado el nombre de mi próxima víctima, aunque los servicios de limpieza de la ciudad se hayan dado mucha prisa en borrarlo, no importa porque subiremos las amenazas a una cuenta de Twitter, Ladies Crew.

¿Nos está siguiendo alguien otra vez? Mientras íbamos en mi moto me di cuenta de que hay un coche de color oscuro con un alerón trasero que nos estaba siguiendo y pitando para que paráramos. Gloria alcanzó a ver que una de las personas que nos perseguían llevaba una bandana blanca. Wesker estaba en comisaría y le acompañamos hasta el New Temple para tomar algo, cuando estábamos en el bar del norte llegó Iris Márquez, una compañera especial de Wesker.

Julieta le envió a Gloria la misma ubicación demasiadas veces, no sabíamos si estaba en problemas. Cuando llegamos no había nadie, era una iglesia situada en lo alto de una colina. Allí no había ni rastro de ninguna persona ni de rodamientos de vehículos y no era un lugar donde Julieta pasaría tiempo de forma voluntaria.

Recibimos una nueva ubicación de una casa, Fresita vio movimientos en esta última ubicación. Gloria se separó de Fresita y de mí, de pura casualidad nos encontramos con Julieta y nos dijo que estaba trabajando mostrando las casas del norte y que las ubicaciones las enviaba porque desconfiaba de uno de los clientes.

Julieta estaba a salvo, pero yo no. De la nada aparecieron dos coches oscuros que me empezaron a seguir, ¿quién nos está siguiendo y por qué? Julieta alcanzó a ver que en uno de los coches iba un tipo solo.

Teníamos que huir de ahí, decidí conducir hasta donde creí que era la zona más segura, hasta comisaría. Desde el edificio de enfrente, una persona me estaba tomando fotografías y me las estaba enviando a mi teléfono junto con un mensaje “eres como ella”. Llegó Tarantino a la comisaría y Julieta habló con él sin decirnos después qué estaba pasando. El ambiente estaba un poco tenso y necesitaba alejarme de allí.

Volví a escribir al número desde el cual estaba recibiendo las fotografías preguntando quién era, no hubo una respuesta escrita, solo nuevas fotografías con mi posición. Los dos estábamos en la playa, conseguí verle a lo lejos, corrí hasta donde estaba y salió huyendo en una lancha por el mar. No sé quién eres, pero te equivocas, yo no soy como ella.

Seguía en el paseo marítimo y apareció una chica vestida de negro, era Evelynn Souls, ella era una de las personas que me estaba siguiendo. Según ella solo quería ayudarme como hace con el resto de sus chicas. No quiero su ayuda ni su protección, no me importa que a Regina sí pudiera ayudarla. Evelynn debe saber lo que pasó, nos han pillado y por eso me está siguiendo también. Ya no estamos seguros aquí, tenemos que irnos.

Después de lo de hoy, te encontraré y te mataré.

CAPÍTULO VEINTIDÓS: FAMILIA SOLO HAY UNA

#Michelle22

Últimamente estoy pasando mucho tiempo con Gloria y me lo paso bien con ella, me acompaña de excursión al monte, vamos juntas a clases de pintura callejera…Quiero tener un detalle con ella y pensé que, si yo tengo una mariposa, ella podría tener un cuchillo personalizado con calaveras como las de las personas que están en mi lista. Ricardo, el chatarrero, me regaló un puño americano.

Quedé con ella porque quería enseñarme su furgoneta nueva y me dijo que quería hablar conmigo sobre un par de temas. Lo primero, me preguntó algo de un herpes que no entendí, pero seguro que Fresita o Melinda sí podrían darle más información.

Lo segundo, hablamos sobre todo lo que pasó ayer: desde la persecución, hasta el robo de las motos en el campo, la huida de los todoterrenos y el tirante encontronazo con Julieta. Mi intención fue decirle que, si yo digo que no se dice o hace nada, NO se dice o hace nada y, si ella decidiera hacerlo, se tendrá que atener a la consecuencias. Julieta no se quedó callada y ahora la tensión es evidente.

Me preguntó hasta qué punto mis problemas le podrían salpicar a ella, nunca permitiré que mis movidas afecten a personas inocentes. Por otra parte, entendería que cualquiera de mis amigas decidiera alejarse de mí, mi vida no es fácil y no voy a obligar a nadie a estar conmigo.

Le devolví la pregunta, ¿hasta qué punto se lo está pasando bien y hasta qué punto estaría dispuesta a llegar Gloria? Una cosa es que te divierta pintar un par de grafitis y otro tema es lo lejos que puede llegar su visión, puedes simplemente mirar los edificios o puedes dominar la ciudad entera.

Recibí una llamada de Troy, está de vuelta en la ciudad. Tenía un margen muy pequeño de tiempo para priorizar todo lo que le tengo que contar. Los tatuajes no los podía esconder y reaccionó mejor de lo esperado. Veremos si reacciona con todo igual.

Primer tema arreglado, solo queda lo del perro policía y lo del monte, y lo de las persecuciones, y las fotografías que me envían, y los intentos de secuestro, y las amenazas, y los antecedentes, y lo de Cano, y lo de Mayers, y eso, y eso otro también…madre mía, creo que me iré yo de vacaciones unos días.

No sé mentir, yo lo intento, pero es que no puedo. Le conté a Troy que apuñalé a mi amiga Fresita, pero ya no cuento nada más, de momento, por hoy, quizá si cuente algo más o no, no lo sé. Creo que a Troy hoy le están saliendo unos bultos sospechosos en el cuello, ya no cuento nada más.

El último día que Troy estuvo en la ciudad dejamos pendiente mover las armass que trajimos. En su coche tenía 40 pistolas o 42 o 36 bueno, la verdad, no sé cuántas eran, digamos que eran muchas.

Había varias personas interesadas en comprarnos la mercancía y Ricardo nos ayudaría a venderlas, él nos compraría cada pistola por 15k -compró un total de 7 para empezar- y las vendería por el precio que quisiera. Participaría de forma voluntaria y para nada bajo amenazas. La premisa es clara: si nos traicionas, estás muerto; si todo va bien, seremos grandes amigos.

Cuando acabamos este trámite, Troy quería ir a ver a Jimmy y aproveché para contarle lo que descubrí de la mujer del contable. Le conté que Nikki es policía y que la vi de servicio en comisaría el día de las puertas abiertas.

Troy me dijo que guardáremos el secreto entre los dos, buscará una explicación que justifique que Jimmy no haya contado esto y que nos haya intentado mentir. En la vida, a veces, pagan justos por pecadores y no podemos controlarlo -si alguien sabe de esto es Troy porque mi hermana tuvo que pagar por cosas que no merecía-.

Fuimos a casa de Jimmy para un tema contable y Troy desarrolló su plan, una técnica que ya había utilizado con alguien que terminó suicidándose. Empezamos hablando de sus trabajos como contable en varias empresas, hablamos del horario de salida del trabajo de Nikki y Troy le habló de su amigo artificiero y de lo que le pasó con unos explosivos.

Lo dijo, lo confesó, Nikki es policía. Hace unas semanas le aconsejaron no contar su verdadera profesión y, dada nuestra relación con la policía, Jimmy decidió ocultarnos la verdad. Esta confesión salvó la vida de su esposa, de momento. Si nos llegáramos a enterar de que esto es mentira, se acabó.

Jimmy nos preguntó por la verdad de lo que vendemos, el último día cuando estuvimos en Irlanda vio el contenido de las cajas. Nos preguntó demasiadas veces por el verdadero motivo de nuestro negocio y le pillé en un detalle muy sospechoso. Se llevó la mano al bolsillo del pantalón mientras nos preguntaba una y otra vez por lo mismo, ¿tendría una grabadora?, ¿habría robado una de nuestras armas?

El contable le contó a Troy que ha comenzado a trabajar para Igor, bajo amenaza, blanqueando su dinero. Le pidió a Troy un avión con piloto para viajar a Marbella porque necesita hablar con alguien que trabaja allí.

Conoce a varios policías y abogados de la zona, los dos tienen amigos en común, busca hablar con alguien que está en prisión -Raúl Salinas- y quiere saber qué le pasó, quién le vendió para que terminara en la cárcel. En este punto, cuando hablaron de su pasado en Marbella, Troy perdió la calma y el tono que había conservado durante toda la conversación.

Terminamos de hablar, lo que pasara a partir de ahora y las consecuencias de cada decisión sería responsabilidad de Jimmy. Mañana un piloto le acercará a Marbella y en un plazo de 48 horas tendrá que decirme quién es Igor y para quién trabaja.

Me da igual que Troy me pida que me olvide de ellos, no lo haré, me da igual su mundo, estoy harta de escuchar que lo hace por mi seguridad y que no podemos dar un paso en falso. Me dijo que Carlo es amigo de Igor como si yo no lo supiera. ¿Qué amigos tienen común Jimmy y Troy?

El amigo de Troy trabajó con ellos un tiempo, se comunicaba con él mediante grabaciones seguras. Su amigo ayudó a mucha gente allí, lo sigue haciendo actualmente, ayudó a buscar a mi hermana. A mí no me engaña, ninguno de nosotros somos buenas personas, son traficantes de armas y eso nada lo cambia.

Me siento utilizada por Troy, me maneja a su antojo llevándome a los sitios que quiere y dosificando una información que no quiero recibir con cuentagotas. Quizá debería emprender mi propio camino ya que no está funcionando su protección. Le conté que me están siguiendo desde hace días y se fue.

Me quedé sola en el puerto sujetando de nuevo el collar de mi bolsillo, aún con la sangre seca. Entré en casa, rasgué todos los cojines, busqué en los armarios intentando averiguar lo que escondes y no lo encontré.

CAPÍTULO VEINTITRÉS

#Michelle23

Empiezo mi día tomando prestado un coche para acercarme a la ciudad dado que la última noche me quedé a dormir en el almacén por no volver a casa con Troy. Leí los mensajes que tenía pendientes y decidí quedar primero con Gloria, fui a por ella en coche.

La dirección de este vehículo es un tanto rígida, me cuesta girar el volante con tal mala suerte de que he rozado un coche patrulla y me han pillado.

Me imputaron un delito de posesión de vehículo robado sin atenuantes, una multa de 1000 pavos y, lo peor de todo, me quitaron mi puño americano. Mi mejor complemento para mis outfits, mis anillos que combinan con todo me lo quitaron. Intenté por todas las maneras que se me ocurrieron hacerles perder la paciencia para ver si me soltaban para perderme de vista, pero no lo conseguí.

Wesker estaba de servicio y era mi esperanza para conseguir que devolvieran mi puño americano. Intenté sobornarle para que me quitara también la imputación del delito, pero esto último no coló.

Pagué la multa y salí de la comisaría, fuera estaba esperándome Gloria un tanto enfadada porque nos pillaron a las dos y, según ella, podría haber hecho más por escaparnos. Al rato, me llamó Bubba porque estaba organizando otra carrera ilegal y, dado que la última me la perdí, quise vivir esta.

Cuando llegamos a la ubicación nos encontramos con Julieta, Filemón y algunos de los corredores. Julieta anotaba las apuestas, yo aposté 1000 libras a un tipo que ni conocía y decidí acompañar como copiloto a Filemón para aprender cómo funcionan estas carreras y participar cuando organicen una de motos.

Para mí era también la ocasión perfecta para conocer cómo se organizan estas carreras y saber quién está implicado tanto como organizadores como corredores, cualquier información que pueda obtener para nuestro propio negocio siempre será bien recibida.

Primero se da una vuelta de reconocimiento, tapan las matrículas por si la policía les sigue durante la competición y gana quien primero atraviesa la línea de meta. Filemón ganó la carrera y la persecución posterior por parte de la policía.

Filemón tiene una habilidad para conducir que es impresionante, pudo escaparse de los patrullas que nos perseguían. El coche se salió de la carretera y disimulamos ser una pareja pasando el día tomando un baño en el río. Obviamente, la policía solo perseguía un modelo de coche y no sabía que éramos nosotros.

Si Filemón vuelve a participar en otra carrera, apostaré por él. Julieta nos recogió en la carretera y nos llevó hasta una tienda de ropa para que pudiéramos cambiarnos. Después de esto fuimos al New Templo para que él recibiera los beneficios y, más tarde, me acerqué al hospital porque tenía varias heridas tras un atropello accidental por parte de Gloria.

En el hospital vi que estaba Wesker y como tenía algo pendiente con él, le esperé hasta que pudimos hablar a solas. No ha podido recuperar mi puño americano y le pidió a Fresita -Dezita-que me comprara uno. Los dos fuimos a comisaría para que Wesker trabajara y yo para encontrarme con Dezita y Gloria que estaban allí. Los cuatro fuimos a pasar un tiempo juntos y me dieron mi regalo, mi nuevo puño americano.

Wesker tiene mucha paciencia, aunque no debería tenerla porque cuando nos juntamos Dezita, Gloria y yo no hacemos nada malo y siempre cumplimos con todas las indicaciones que nos dan. Somos tan obedientes que cuando nos ordenó ir hasta Paleto para recuperar la furgoneta de Gloria, le hicimos caso al momento.

Habíamos podido recuperar la furgoneta de Gloria, pero como somos los ángeles de Wesker, fuimos en su coche hasta la playa. Yo iba de copiloto y Gloria y Dezita en el maletero porque así afianzamos nosotras nuestros lazos de amistad.

Por alguna extraña razón, Dezita y Gloria prefieren rodar por la ladera de una montaña y luego subir antes que quedarse en tierra firme. Eso nos dio la oportunidad a Wesker y a mí para estar un tiempo a solas y conocernos mejor. Me contó que su mujer -su primer amor- falleció, en parte, por su culpa hace 5 años y que, desde entonces, no ha podido rehacer su vida.

Yo le conté que solo tengo en mi vida a Troy, Cormac y a Pearson. Me da mucha pena ver cómo se hacen mayores, a pesar de que sean un poco pesados y a mí me falte saber demostrar mi cariño, son lo único que tengo, son mi familia y ojalá no me falten nunca. Le confesé mi miedo por la sospecha de la demencia y que nos fuimos de Irlanda para expandir el negocio familiar.

Le pedí perdón por la tarde que le dimos en comisaría, él me dijo que no pasaba nada, que se lo pasó bien. Me cae bien, tanto que le permitiré llamarme Mei como me llaman mis amigos. Después de nuestra conversación, regresamos a la ciudad.

Mis amigas estaban tomando algo en El Templo y me acerqué hasta allí. Ronan se sumó al grupo, también estaba Bubba y me ofreció la posibilidad de participar en peleas ilegales a puerta cerrada en un local donde se gana bastante dinero. La verdad es que, últimamente, me estoy metiendo en demasiados problemas, no sé si participar en estas peleas sea la mejor opción.

De repente, apareció una persona disfrazada de mono en el bar diciendo que Ronan está secuestrado y una pista para encontrarle: el lugar donde está contiene 6 letras.

Gloria, Regina, Dezita y yo nos montamos en mi coche y seguimos la ubicación que se le ocurrió a Dezita, las letras de London. Allí había un cerdo con el cartel colgado diciendo que “si al chico queréis encontrar, en un sitio muy caliente debéis de buscar”. A Gloria se le ocurrió que podía ser la fundidora y allí estaba el mono con una música de feria. Entendimos que esto podía ser una nueva pista y después de encadenar varias pruebas, llegamos hasta Ronan que estaba en un piso y llevaba puesto un chaleco con una bomba.

La persona disfrazada de mono nos contó que el secuestro de Ronan sería un aviso para el resto de la ciudad. La casa donde estábamos estaba cerrada, nadie podía ayudarnos desde fuera. Para salvarle, el mono nos ofreció dos opciones: 10 preguntas con 2 errores o 15 preguntas con una dificultad mayor y 3 errores. Elegí responder 10 preguntas con 2 errores.

Respondí correctamente todas las preguntas y liberó a Ronan, estaba perdiendo mucha sangre y le llevamos al hospital. De camino, Regina contó que su madre tenía una enfermedad -ELA-, la apartaron de ella y nunca volvió a saber nada más que terminó falleciendo. Dezita contó que a su madre le pasó lo mismo.

Cuando Ronan salió de su operación, le contamos que se había pasado con el alcohol. Decidimos dormir en su casa por si le pasaba algo, menos mal que me avisó de que allí guardaba nuestras armass y, sobre la marcha, improvisé una explicación para que se fueran ellas y nos quedáramos solos.

CAPÍTULO VEINTICUATRO

#Michelle24

Otro día que amanezco sin coche, menos mal que mientras que busco un coche de sustitución puedo ponerme al día con los mensajes recibidos. Uno de los mensajes era de Carlo para recordarme que teníamos pendientes la grabación de su programa.

Como siempre el tiempo de esta ciudad me juega una mala pasada con el asfalto y cambia mis planes. Tuve un accidente con la moto y me quedé inconsciente en mitad de la calzada. No sé cómo llegué al hospital, pero vuelvo a ganarle la batalla a la muerte.

Me encontré a Gloria en el garaje central y me acompañó hasta el arcade donde estaban Cejas y Carlo. Ellos ya han grabado un anuncio promocional para su gimnasio de la playa con el slogan ‘Mámate’. Me propusieron grabar un segundo anuncio y acepté la propuesta.

Volvimos al garaje central y coincidimos con Dezita, se ha quedado embarazada por el abrazo de un policía -Amancio- y pretende chantajearle. Por allí también estaba Richi -el chatarrero-, me dijo que ya tenía listo el cuchillo que, en principio, sería para Gloria, pero al verlo no me pude resistir y me lo quedé yo. Aunque le pedí que le hiciera otro para mi amiga.

También me contó que Pearson le pidió recabar más información sobre Jimmy. Yo hice ver que no sabía nada de lo que me contó sobre la mujer del contable. Nos contaría más información cuando pudiéramos reunirnos todos.

Definitivamente, nuestro grupo de amigas se rompe. Cuando regresé al garaje central, vi como Julieta y Gloria estaban discutiendo porque, según pude oír, Julieta le acusaba a Gloria de haber revelado dónde vive. La relación con ella está muy tensa, no me gustaría que nos siguiéramos distanciado porque, pese a todo, Julieta nos ha ayudado cuando la hemos necesitado.

Valoramos la amistad y cuando se meten con alguna de nosotras, se meten con todas. Nadie, se mete con Dezita ni con ninguna del grupo y quien se atreva a hacerlo tiene sus horas contadas. Meterse con el físico de las personas es una actitud asquerosa en cualquier contexto y delante de nosotras nadie intentará humillar a Dezita.

Los Ángeles, el nuevo grupo que hemos formado Regina, Dezita, Gloria y yo nos encargaremos de los ajustes de cuentas: Johnson, Emmanuel, Myers, Sasha, el viejo…Esperaremos el momento oportuno para adaptar nuestra venganza a cada uno de nuestros enemigos.

Richi ya tenía listo mi segundo encargo del día, la mariposa tallada con calaveras y diamantes rojos para Gloria. Quedamos en que no le pagaría con dinero sino con parte de nuestra cosecha de vino.

Tanto esperar el momento adecuado para ejercer venganzas pendientes se me hizo de noche, terminé siendo yo la secuestrada por el viejo -Phillip Rogers- y un amigo suyo. Me quitaron los guantes, las botas, las gafas y mis pendientes. Me advirtió que no le volviéramos a perseguir ni a enfrentarles. Phillip, verás morir a tus hijas y después te mataré a ti, no descansaré hasta veros bajo tierra.

Necesitaba un momento para pensar y contener mi ira, llamé a Gloria para que me viniera a buscar y poder recuperar mi moto, aunque, esta vez, sería era algo secundario. Quería un momento a solas con ella para darle su regalo. Solo le pedí dos cosas: que usara muy bien el regalo y que recordara que yo no le había dado nada.

Ronan me llamó advertido por Dezita para comprobar si estaba bien. Me dijo que tendría que empezar a manejar el negocio de los vinos para que nadie volviera a tocarme un pelo. Quedé con él en el monte y me dio una pistola con su cargador. Estuve practicando porque hoy serán los pájaros y conejos del monte, pero mañana será cada uno de mis enemigos.

Ronan me contó que Pearson, Cormac, Troy y él les vendieron armas a Igor mediante la intervención de Jimmy. ¿En qué momento pasa de querer pedir la cabeza de Igor a venderle armas? Ojalá no vuelva Troy y se quede en Irlanda, no sé para qué confío en él si es capaz de traicionarme así.

Cada una de mis balas está contada e Igor es solo un peón, no desperdiciaré una bala en él, la reservaré para su jefe, para Fedor. Al decir su nombre, Ronan dijo que tanto Troy como él le conocían.

Lo sabía, le dije que no teníamos que haber confiado en él y no me creyó. ¿Cómo has podido mentirme? Tengo que practicar más con mi arma, no os necesito a ninguno de vosotros. Yo no soy una asesina, pero si tengo que matar, lo haré.

Troy me miente, me ha estado mintiendo todo este tiempo. Me oculta cosas, porqué sino me sacaría de allí. Puede que incluso no te esté buscando, ya no le creo nada. He tomado la decisión de buscarte yo, si me tengo que embarrar lo haré. No estás sola.

CAPÍTULO VEINTICINCO: Michelle

#Michelle25

Después de varios días sin saber nadie de él, Troy ha vuelto a la ciudad y dejó pendiente un intercambio. Antes de ir a la ubicación que me envió Ronan, pasé por una tienda de ropa y la peluquería para que nadie pudiera reconocerme ni vincularme con lo que teníamos que hacer.

Debíamos realizar una entrega de vinos para la gente del New Temple -el bar del norte- y Troy pretendía que fuera sin ningún arma, solo con mi puño americano. No lo entiendo, ¿cómo me defenderé si me intentan hacer algo? No puedo estar siempre dependiendo de otros que busquen defenderme, puedo hacerlo sola y necesito aprender a hacerlo sola.

Ronan intentó defender la idea de que yo fuera armada, sin embargo, tampoco sirvió de nada. Al contrario, Troy le cortó en seco quedando su autoridad por encima de la voluntad del resto. Pearson negoció los detalles de la entrega, antes de salir, me dieron una pistola cargada. No entendí el cambio de decisión, tampoco quería saberlo, solo me importaba que iba armada.

Troy y yo íbamos en un camión los dos solos, era la primera vez que le veía desde que destrocé los cojines y su colchón en casa. Me sobrevino por mi acercamiento a Ronan y las consecuencias que sucederían si decidiera mezclar los negocios con una relación más cercana. Nos quedamos en silencio, no era el momento para decirnos nada.

Me preguntó qué haría si tuviera un hijo que me cuestionara mis decisiones por protegerle. Le respondí que, si mi trabajo pusiera en peligro la vida de mi hijo, lo dejaría por él y me buscaría otro.

Siguió hipotetizando sobre una ficticia relación de reproches entre hija y padre a cuenta de los peligros relacionados con el negocio familiar. Me cansé de tanta pregunta, estoy harta de Pearson, de Cormac, de él y de su forma de relacionarse conmigo y así se lo dije. Me obligó a darle la pistola y a bajarme del camión, me excluyó de la entrega. No me importa, no le necesito para nada, la próxima vez que haya una entrega, iré por mi cuenta.

Ahora que ya no estaba en el intercambio, no tenía tampoco sentido que yo fuera de incógnito, así que, me quité la peluca y me volví a poner mi ropa. También destruí el arma que me dio Troy, iré solo con mi puño americano como medio de defensa personal.

A solas con mis pensamientos me dije que no puedo dejar que mis emociones me dominen, tengo que controlarme más, aunque no pueda evitar expresar que eres un asesino, Troy. Da igual cómo lo quieras maquillar u ocultar, no hacéis obras de caridad, matáis a gente.

De todas formas, no le diré más lo que pienso, necesito estar a su lado porque si me alejo no podré llegar hasta ti y eso no me lo perdonaré.

Me he comprado una nueva moto nueva para irme a la montaña. Necesito aprender a disparar mejor y solo allí podré hacerlo sin dañar a nadie. Fui al almacén para coger un arma y cuando estaba saliendo me encontré con Pearson, estaba de vuelta del intercambio, no me paré a hablar con él, no quería hacerlo. Me llamó, le comenté por encima lo que había pasado y quedamos en vernos más tarde.

Recibí una llamada de Ronan en la que me preguntaba qué le pasa a Troy cuando llueve. Llevo casi todo el día sola, sin embargo, sé cuando la familia me necesita y, aunque no ha cambiado nada de lo que siento hacia Troy, acudí como me pidieron Ronan y Cormac.

Llegué a la comisaría y no estaban, Cormac me llamó para decirme que Troy quería matar a Jimmy. Busqué un nuevo contable por internet mientras esperaba a que alguno me enviara una ubicación actualizada. Jimmy nunca me ha caído bien, si le mata no sentiré su pérdida y menos después de saber las personas con las que estaba implicado.

A veces la culpa mata más que cualquier otra cosa” quizá por esta frase que escuché que le dijo Troy a Jimmy le dejó vivo de momento. Cormac se acercó a hablar conmigo, le pasaba algo físicamente, estaba cansado y percibí que respiraba con dificultad.

Ocultaba algo más allá y no me lo quería decir, de nuevo apartada de lo que estaba sucediendo. Nunca me van a contar nada, da igual las veces que lo pregunte o que insista, siempre me van a dejar alejada de todo. Tengo el mismo derecho a saber qué está pasando, no puedo dejar de preguntarme qué significo para ellos. No obstante, ahí estaré cuando me necesiten.

Volví a montarme en la moto y me alejé por la carretera. Ayer Regina me bloqueó en el teléfono y hoy me escribió para recriminarme que la llevara al puerto el otro día poniéndola en riesgo…como si ella supiera lo que implica o significa estar en peligro.

No tiene ni idea de lo que puedes llegar a sentir cuando te persiguen o te secuestran, ella lo único que sabe hacer es drogarse. Una actitud hipócrita y altiva de alguien que no me conoce de nada, no merece una respuesta por mi parte.

Hoy no me entiendo con nadie, una respuesta fuera de tono con Ronan hizo que también me enfadara con él. De nuevo en la carretera, buscándome en mi propia soledad llegué hasta un faro y una casa abandonada.

Le envié un mensaje a Cano con una foto mía en el faro diciéndole que si se consideraba una urgencia el haberme caído por mandarle la foto. Me contestó al momento, preocupado por si estaba bien, yo le tranquilicé y quedamos en que podría enviarle una foto o un vídeo desde un sitio seguro.

Troy me llamó para saber si dormiría en casa, le respondí que no y, sin tiempo para decirle nada más, me dijo que él también dormiría fuera y me colgó. Quería decirle que me cuidara y que no me dejara sola, se supone que eso es lo que debería hacer y no irse por ahí, cualquier padre abrigaría a su hija. La protección que no encontré en mi padre, me la ofreció Cano a través de sus mensajes.

Cormac y Pearson llegaron a la ubicación del faro que les envié. Les expliqué todo lo que me había pasado con Troy hoy, desde las preguntas en el camión hasta que me echó por decirle que me daban todos y todo igual. Me hacía ilusión ir con ellos al intercambio para aprender, pero que me quedé fuera…otra vez.

Estuvimos hablando, pero no nos entendemos, formamos parte de mundos distintos, yo no pertenezco a su mundo ni he vivido lo que ellos han pasado ni ellos saben ponerse en mi lugar. Por mucho que hablemos nos distancia algo que es básico para cualquier relación, la comprensión y la confianza mutua.

CAPÍTULO VEINTISÉIS

#Michelle26

Despierto en la habitación del motel que alquilé la noche anterior, da igual dónde despierte, lo que no varía es que amanezco sin moto y tengo que recurrir a la solidaridad del vecindario para moverme. Tomé prestado un coche familiar porque ya no me fío de los biplaza que parecen más espaciosos y luego apenas puedo llevar a otra persona.

Ayer secuestraron a Dezita y apuñalaron a una amiga suya. Fui a comisaría para reunirme con ellas y enterarme mejor sobre lo que había pasado.

Una llamada de un número desconocido, por lo general, no trae buenas noticias. En mi caso, me llamó un tipo diciendo que, mientras estaba con Dezita, yo le había atropellado con la moto en el Love Room. Vaya, parece que ayer por la noche mi amiga estuvo muy entretenida porque no tenía ni idea de lo que me estaba contando este tipo.

Nada más colgarle, me llamó Richi Cortés ofreciéndome 10.000 pavos por conseguirle información sobre quién ha robado una pistola de un agente, no sé de qué va este tema, pero paso. Aunque me sobra el dinero y las ganas de meterme en problemas, le dije que no me interesaba su vida ni los problemas en los que estaba metido. ¿Desde cuándo el empleador trabaja para el empleado?

Desconocía que el secuestro de Dezita y su amiga estaba relacionado con llamada de Richi. Ronan me explicó que hay personas que están robando las armas de los policías, se mueven en un coche gris y tienen pinta de paletos.

¿Quién encaja con esa descripción? Efectivamente, Phillip Rogers. Fue la persona que secuestró también a Dezita porque así se lo escuché decir. Haciendo memoria recordé que, cuando Philip me secuestró, me dijo que fue sargento del ejército británico, quizá haya sido instruido en el uso de las armas y ahora quiera asumir una parte del negocio que no les corresponde.

Si por alguna estúpida razón esto fuera cierto, podríamos jugar al mismo juego de las persecuciones y los secuestros con su hija Harper como primer objetivo. Secuestro por secuestro. De todas formas, estaríamos pendientes por si viéramos algo sospechoso.

Hay veces que no sé de dónde saco tanto autocontrol. A Regina le pareció buena idea darme una patada desde su moto a la de Dezita donde iba yo subida y me tiró a la carretera. A esta chica hay algo que no le está quedando claro, la próxima vez sí tendrá motivos para tirarme.

Fuimos todas juntas hasta el garaje central para ir en la furgoneta de Gloria y dar una vueltas por la ciudad buscando a los paletos. Cuando estábamos en la peluquería, Ronan me llamó para decirme que la policía ya había pillado al tío que estaba buscando Richi. Lo malo de esto es que ya no podríamos averiguar nada más por nuestra cuenta.

Sin haber terminado la llamada con Ronan, Regina contó que los paletos habían vuelto a secuestrar a otras chicas, pero que no las han dejado libres dado que la joyería estaba cerrada. Por nuestra parte y viendo cómo están actuando, esperaríamos para secuestrar a Harper, no podemos actuar solo Ronan y yo, necesitamos al resto para nivelar la balanza.

Seguimos dando vueltas buscando el 4×4 con el que secuestraron a Dezita y encontramos un coche que podría ser el mismo, comenzamos una persecución y solo conseguí una foto lejana del conductor.

Los tiempos de vigilancia son muy aburridos, salvo cuando escuchas datos muy interesantes como los que dijeron Dezita y Regina: el padre de Dezita se llama Toni y Regina aprendió a escaparse huyendo de mafiosos cuando estuvo en Marbella.

Terminamos el día con la adrenalina en niveles muy elevados y 4 coches patrulla rodeándonos. Detuvieron a Regina y Dezita, Gloria y yo tuvimos más suerte porque nos dejaron en libertad.

CAPÍTULO VEINTISIETE

#Michelle27

¿Hay algo peor que recibir un mensaje que te diga: tenemos que hablar? Gloria me mandó las tres palabras que casi nunca traen nada bueno. Me contó que ahora vive gratis en la mansión de Evelynn Souls y que le ha comprado otro coche nuevo. Desconfío mucho de las intenciones de esta mujer hacia las chicas que viven con ella, nadie da todo a cambio de nada.

Sin embargo, no era esto lo único que me tenía que contar, era un tema relacionado con Julieta. Se siente desplazada hasta el punto salirse del grupo de las OGS. Es comprensible que se sienta así porque hay planes en los que no hemos contado con ella ya que no le pega mucho ir de gamberra por las calles.

Gloria y yo fuimos hasta el gym para aumentar nuestra resistencia por si en algún momento necesitáramos huir de la policía o de los malandros -sin duda, algo poco probable y que jamás hemos tenido que hacer porque nosotras no huimos, la gente nos persigue por nuestro físico-.

Nos fuimos de allí en el coche de Gloria y escuchamos a Dezita chillar mientras escapaba con su moto de un patrulla. Por una amiga se hace cualquier cosa, incluso, embestir con el morro de tu coche el del patrulla para provocar un accidente y darle tiempo para que gane distancia.

Dezita ganó distancia y también más policía persiguiéndola. Hay que saber retirarse a tiempo y nosotras lo hicimos, seguro que Dezita conseguía escaparse por sus propios medios. Uno de los agentes implicados en la persecución era Cano con quien estuve hablando por mensajes.

Gloria y yo volvimos al gimnasio después de pasar por una tienda de ropa y recibí en mi móvil una extraña foto de un número desconocido. Vi a alguien en el tejado de un edificio próximo, vestido de negro y con gorra que huyó. Llamé a Troy y no me contestó. Solo me quedaba contárselo a Cano y a Ronan.

Ronan estaba ocupado, pero quedó en venir en cuanto pudiera. Cano tuvo una reacción parecida, los dos se preocuparon. Hasta que llegó Ronan, estuve pendiente de la gente que pasaba por el gimnasio. No era solo un tipo el que me estaba vigilando, eran varios y no dejaban de enviarme fotografías con mi posición. Intuimos la ubicación de una de las fotografías y le seguimos hasta que vimos a alguien huir en una lancha.

Hace días me pasó algo parecido en la misma ubicación, la diferencia es que, en aquel momento, sí pude ver que quien me seguía era Evelynn Souls. Aquel día también me mandaron fotos con mis ubicaciones.

A Ronan también le hacen llamadas de un toque y cuelgan. ¿Quién puede ser? Es cierto que los últimos días la hemos estado liando por la ciudad, pero no contra nadie -salvo Mayers, aunque él no cuenta; y también lo de Rogers; y lo del monte; y ese otro día en el monte con otra persona; y esa carrera ilegal con Filemón; y los grafitis con amenazas…-.

Cuando le estaba haciendo recuento de las cosas que he estado haciendo estos días a Ronan, le conté todo lo que sabía sobre el movimiento de esteroides por la zona del gimnasio. Él me actualizó sobre el estado de los tratos de Troy y los abuelos.

Volvimos al gimnasio con Gloria y apareció Dezita diciendo que los moratones que tenía en la cara se los hizo Cano. Le llamé para pedirle explicaciones y me colgó el teléfono diciéndome que ahora ya sabría la clase de monstruo que es. Le respondí en un mensaje que no creía ni que fuera un monstruo ni que a ella le hubiera gustado que ejerciera un abuso de autoridad.

Julieta se acercó al gimnasio para hablar. No quiere perjudicarnos, el grupo ya no tiene sentido tal y como se formó. Estamos en dos puntos vitales distintos e invertimos nuestro tiempo en actividades distintas. Eso no quiere decir que tengamos algo en su contra, simplemente, tenemos gustos e intereses distintos.

Yo no quiero perder la amistad con Julieta, creo que su preocupación hacia nosotras es sincera y que el cariño es mutuo. Nos entregó una caja de terciopelo oscuro a cada una, en su interior había un anillo de oro blanco de 18 kilates, simple, sin engarzados con un mensaje grabado: Original Girl.

El anillo no era una despedida. Ya no compartiríamos tantos momentos como al principio, pero seguiríamos quedando. Julieta se fue, a punto de llorar, era la primera vez que la veía así de abatida. Mientras hablábamos las tres, Ronan recibió una llamada de Igor. Quería hablar de negocios, tenía posibles clientes para el vino. Acompañaría a Ronan a la negociación, iría tapada y dispuesta a defenderme de cualquier altercado que pudiera surgir.

CAPÍTULO VEINITOCHO

#Michelle28

Hoy, Ronan y yo, tenemos una reunión para vender armas. Antes de quedar con él fue ir a una tienda de ropa y a la peluquería para que nadie pudiera reconocerme. Fui hasta el almacén para que me contara el plan qué íbamos a hacer. Un amigo de Ronan y su familia estaban siendo amenazados y necesitaban un par de armas para protegerse. Revisamos todo el plan desde antes de salir del almacén hasta cómo recibir el dinero al entregar la mercancía.

Antes de que pudiéramos salir del almacén Ronan recibió una llamada de su amigo, estaba oyendo ruidos extraños fuera de su casa, les estaban disparando. Cuando llegamos a la ubicación vimos una mujer en el suelo y a un hombre a su lado. Eran el amigo de Ronan y su mujer que había sido tiroteada.

Ronan me apartó y me preguntó que podíamos hacer. Me dijo que así es el negocio, no sabes cómo es la persona a la que vendes las armas, siempre estás en la tesitura de saber si vendes o no a la persona correcta. Ronan me planteó dos opciones: venderle un arma a un hombre desesperado por vengar la muerte de su mujer o no hacer nada.

Me negué a entregarle una pistola a alguien que no podía pensar con claridad, me negué a ser partícipe de un posible suicidio de un hombre desesperado. Era una situación de mierda, no podemos solucionar la violencia con más violencia y que aguante quien tenga mejor puntería. En ese momento ni siquiera yo, teniendo una pistola, estaba preparada para disparar.

Desde el punto de vista de Ronan, la mejor opción era entregarle la pistola para que se pudiera defender o para que se vengara. Así es su mundo, yo no comparto su decisión porque así perpetuamos un círculo que jamás se cerrará. Accedí a que le vendiéramos las armas.

«Tengo que aguantar este mundo por ti, es lo único que me va a llevar a ti. No puedo creerme que esté haciendo esto. Si me vieras, qué pensarías de mí si me vieras. Ese hombre no estaba para tener un arma, ni tantos otros.

No quiero formar parte de esto, pero no me queda otra. No me queda otra si quiero verte, espérame, te voy a encontrar. Haré lo que sea, si tengo que vender armas, las vendo.»

Hicimos el intercambio, el amigo de Ronan recibió las armas y se fue con el cuerpo de su mujer en el camión. Al mover su cuerpo aún quedaban rastros de su sangre en el suelo, moví la arena para intentar tapar la sangre.

Troy me llamó, ha vuelto a la ciudad, quedamos con él en el almacén. Antes de verle, me cambié de ropa y volví a mi peinado de siempre. Cuando llegamos al almacén, Ronan le contó la llamada de Igor y sus planes con nuevos compradores. Al margen de los negocios, necesitaba un momento a solas con Troy para hablar con él.

Le pedí perdón por lo que le dije el último día, he tomado una decisión y tenía que saberlo: temblando, saqué mi arma y le miré. No fue necesario decirle que estaba con ellos, lo entendió perfectamente. Me pidió que practicara, le confesé que ya lo estaba haciendo, no quiero ser un estorbo para ellos y quiero estar preparada para todo lo que pueda venir. Me quedé un rato a solas mirando al cielo.

«Me doy mucho asco, mírame en lo que me he convertido vendiendo armas. Lo hago por ti, perdóname. Por favor, perdóname, lo estoy haciendo por ti. Lo siento. Ya he tomado una decisión, solo puedo ir hacia adelante.»

Me sequé las lágrimas y volví con Troy y Ronan. Le conté que me compré una moto y me dijo que controlara mis gastos. Aprovechó para contarme cómo tratan el dinero. Del dinero pasamos a un regalo de Troy a Ronan por lo bien que me ha estado tratando estos días y lo pendiente que ha estado de mí en su ausencia.

Íbamos de camino a tomarnos un helado cuando recibí una noticia que me dejó helada a mí, Glorieta había sido secuestrada y encima lo publicaron en Twitter. Llamé a Julieta y me explicó que dos chicos afrolondineses -Tellas y Kike- se llevaron a Gloria…

CAPÍTULO VEINTINUEVE

#Michelle29

Hoy despierto con una doble noticia: Gloria está a salvo e Igor ha muerto, al menos eso ponía en un comunicado oficial de la policía. Troy me dijo que cuidara mis finanzas para no gastar sin sentido, por eso, cuando he ido a comprarme un coche he pensado en todos los detalles. No volveré a cometer el error de comprar un biplaza con aspecto de coche familiar y seguiré siendo obediente como hasta el momento.

Ni por esas, para una vez que quiero ser reflexiva, recibo una llamada de Ronan que le están disparando unos norteños y que fuera a ayudarle. Mi nuevo coche tendrá que esperar un rato más.

Hasta que recibiera su ubicación pasé por el almacén para armarme y coger munición extra para él. Lo bueno de estar a 10 km de distancia es que tienes margen para pensar cómo actuar cuando llegara. A la mierda ser reflexiva, en un tiroteo primero disparas y después preguntas.

Conseguimos sobrevivir al tiroteo, aunque Ronan estaba bastante malherido. Al involucrarte en un tiroteo y acabar con heridas de bala no puedes acudir a un hospital para que te curen. Al parecer, Ronan se enteró de que esos norteños están introduciendo cocaína en la ciudad y también tienen armas.

Llevé a Ronan hasta el almacén mientras le di la botella de whisky que llevaba encima para que se pudiera curar. Se quedó tumbado, descansando. Yo me alejé para estar en soledad.

«Acabo de dispararle a gente, acabo de hacerlo, ¿qué he hecho? He matado a alguien, aún tengo sangre en mi ropa y un roce en mi cuerpo por una bala. No soy una asesina, solo le estaba ayudando, no soy como ellos. No soy una asesina. Disparé por defensa propia, yo no quería esto, no buscaba esto. Yo no quiero matar a nadie, ¿qué es esta sensación?

 Intento limpiar mi sangre de las manos y la herida de la pierna con mi bandana, duele. Esto es lo que me espera, muerte, sangre y vidas arrebatadas. Yo no quiero estar aquí, sácame de aquí. Vuelve a buscarme, no me dejes sola, vuelve, por favor.

Ven a buscarme antes de que sea tarde. No quiero más de esto.

Lo peor es que no vas a venir y no me queda otra, no me queda otra que salir yo a buscarte. Perdóname por convertirme en esto, ojalá me perdones. Todo lo hago por ti.»

Salí del almacén y me fui a casa. Me quité la ropa con rabia y me fui al baño. Me froté fuerte con el agua por todo el cuerpo mientras lloraba…

CAPÍTULO TREINTA

#Michelle30

Amanecer en esta ciudad ya de por sí es una aventura, nunca sabes con qué te vas a encontrar. Hoy me despierto con Gloria en silla de ruedas y con un nuevo enemigo: el alcalde. Había una reunión en el New Templo con la mayoría de los ciudadanos y allí estábamos nosotras.

El discurso del alcalde no convenció a nadie o eso decía la gente, la verdad, es que yo no les estaba escuchando, solo quería irme a beber o ver cómo se peleaban entre todos. Me esperaba una pelea, pero nunca esperé que apareciera un puma embistiendo a la gente.

Filemón y Julieta se llevaron la peor parte ya que fueron atacados. El alcalde y su equipo no es que sean las mejores personas, todas escuchamos la pronta recuperación que le desearon a Julieta. Volvimos todas, Julieta incluida, al garaje central. Fresita consiguió permiso de su padre para llegar más tarde a casa y nos fuimos juntas a conocer a gente y a decorar las paredes.

Nos encontramos con Julieta en una tienda de ropa, estaba muy preocupada porque sospechaba que podían secuestrarla o algo peor. Ya ha avisado a la policía y nos pidió que estuviéramos alerta porque el alcalde y su equipo estaban demasiado protegidos.

Tras esta conversación teníamos la excusa perfecta para decorar las paredes, con Julieta nadie se mete ni la amenaza. Fuimos directas hasta el ayuntamiento para revisar las zonas en las que tenían cámaras de seguridad que nos pudieran comprometer. No pudimos pintar la pared porque llegó el limpiacristales y ya había demasiadas profesiones en la azotea: pintores, limpiacristales…mejor volvemos otro día.

Un tipo de la seguridad del alcalde nos preguntó algo sobre dónde estábamos hace un momento ya que vio a alguien de rosa en la azotea. El propio alcalde vino también a acusarnos de todo lo que se le ocurrió. De repente, aparecieron más policías y agentes.

El comisario Gordon pidió las grabaciones de las cámaras de seguridad, al parecer, se nos había escapado alguna cámara, y Fresita fue detenida. A mí me retuvo hasta que pudo hablar conmigo en privado y se despidió de mí diciendo que estaba muy guapa. Más tarde llegó a pedirle mi teléfono a Regina.

Otro que se acercó a mí fue Phillip, coincidimos con él en el Love Rooms, estaba acompañado por su familia. Fresita se fue de la boca delante de Harper contando cosas de cuando su padre me secuestró. Por mucho que Harper no esté de acuerdo con los negocios de su familia no confío en ella ni en sus buenas palabras – «antes o después te mataré»-.

Hablando de traidores, me llamó Jimmy diciendo que quiere hablar conmigo y preguntando por Troy porque hace días que no le ve. Cormac también me llamó, ha estado ocupado en Irlanda, quedé con él en el Love Rooms. Jimmy me mandó una ubicación a la que quería ir sola, Cormac decidió acompañarme, aunque se quedaría apartado.

Igor y Toni Gambino están muertos, no es algo que no supiera, lo vi en las noticias. El muy estúpido de Jimmy quería saber mis motivos por los que le pregunté por Igor. Obviamente, ni le interesa ni jamás le contaría nada de mi vida. Le pregunté por Nikki y por si ella sabía más acerca de las pistolas robadas en la policía, no me contó nada de mi interés. La conversación aumentó en tensión y le terminé propinando un puñetazo al llamarme desgraciada.

No tenía más que decir, muy pronto hablaré con Nikki en el monte y él sabrá todos los detalles. Me fui de allí sin esperar a Cormac, fui hasta el almacén para hablar con Ronan. Sin saberlo, Troy estaba también allí y ni me miró a la cara. Estaba muy ocupado hablando con Jimmy y quedando con él. Cuando Cormac llegó, nos dijo que Jimmy le pidió un arma.

Ronan nos contó que el chatarrero y un amigo suyo -Roddy- estaban ayudando por su cuenta a Igor y su gente. Había dos rifles de francotirador en las manos equivocadas, uno es del de Ronan que les prestó hace tiempo y el otro no se sabe quién lo tiene. Al anterior alcalde le mataron de un disparo, ¿sería el mismo rifle? ¿hay más gente en la ciudad pasando armas?

Pearson llegó al almacén y le comenté un plan: tengo las llaves del coche de Wesker y Wesker investiga cosas. Si yo tengo las llaves de su coche y Wesker investiga más de la cuenta sería algo tan sencillo como preparar un botón que podríamos colocar en la parte baja del vehículo.

Troy, Pearson y Cormac se reunieron dejándonos fuera a Ronan y a mí. Está visto que no le parece suficiente que nosotros dos nos hayamos encargado del negocio en su ausencia. No parece importarle tampoco cómo he estado estos días en su ausencia. Así se lo hice saber y su respuesta fue que le hablara con menos arrogancia y que respetara sus decisiones.

Me subí al coche y de camino me enteré de que íbamos a reunirnos con Roddy y Richi. Se acercaron a Igor y Hai cuando éstos huyeron de Marbella al perderlo todo. El chatarrero y su amigo les ofrecieron armas como protección sin saber el alcance de esta decisión.

En este punto entra en juego Jimmy que está más implicado de lo que aparenta teniendo contacto de primera mano con asesinos incluso llegando a comportarse como uno de ellos. Yo me mantuve al margen en todo momento, tampoco sabía cómo intervenir. Hablaban de la muerte con demasiada ligereza y eso me sigue asustando.

Richi y Roddy le devolvieron los rifles a Ronan como muestra de respeto hacia Troy y su negocio. Al despedirse recalcaron que ellos quieren ser los dueños del tráfico de drogas en la ciudad. Las drogas traen armas, pero no contables ni policías. Quizá, alguien más también quedaba fuera de los planes de futuro.

Troy y yo volvimos a casa juntos. Me explicó que actúa como mejor sabe y que mataría por mí. Me confesó que su padre se olvidó de él cuando más le necesitaba, hace poco le recordó. Al escucharle, volví a pegar todos las notas que arranqué con datos para su memoria.

No estoy orgullosa de algunas actitudes que he tenido, solo quiero saber qué pasó y que no me sobreprotejan, ya no soy una niña. Da igual lo que me pase, ella me necesita y yo la estoy fallando. Me repitió que encontraremos a mi hermana, pero mi miedo es pensar que quizá ya sea demasiado tarde.

“Si algún día me llegara a olvidar de ti, te seguiría queriendo”

CAPÍTULO TREINA Y UNO

#Michelle31

Amanecí en mi casa y a mi lado no había nadie tampoco ninguna playa ni una persona bella. Para compensar mi mala suerte, me llamó la mujer con más estilo de la ciudad, Julieta, para decirme que Gloria está emocionalmente muy mal. Está preocupada por ella por un altercado que ha tenido por la tarde y me pidió que estuviera con ella para que no cometiera ninguna tontería más.

Quedamos para que me contara mejor qué había pasado. Ayer un tipo enmascarado y con una pistola les estuvo siguiendo a Riley y a ella por la zona del motel. También me contó lo que había sucedido esta tarde en el mitin del alcalde y el motivo por el cual su trabajo en la televisión ha quedado en el aire a la espera de su decisión.

El hecho de que Gloria insultara al alcalde en el mitin quedó en una mera anécdota cuando horas después nos enteramos en el New Templo que el novio de Dezita le había apuñalado. Al parecer los alcaldes de esta ciudad no tienen muy buena acogida, de dos que llevamos a uno le mataron y otro está jugando todos los días a la ruleta rusa.

CAPÍTULO TREINA Y DOS

#Michelle32

Hoy es jueves y yo tengo 20 años, ¿qué significa eso? significa que hoy se sale. Fui con mi moto a los locales típicos para salir y no había nadie en ningún sitio, eso solo podía significar dos cosas: o toda la ciudad me estaba preparando una fiesta sorpresa o toda la ciudad estaba en un local que yo no conozco todavía. Gloria me llamó para sacarme de dudas, hay una fiesta en un local cerca de la playa, el Dux.

Cuando llegué al Dux me quedé algo sorprendida, traía yo más fiesta vacilando a Wesker por mensajes con las llaves de su coche que la que había en el local. Envió un mensaje a mi teléfono sin saber que era yo pidiendo las llaves, le contesté que era Dezita y, a partir de ahí, todo fue caos y desesperación para Wesker.

Me aparté con Gloria, que ahora es rubia, para que me pusiera al día de sus aventuras. Para animar un poco el ambiente quedé allí con Wesker y con Carlo. La fiesta pasó de 0 a 100 en un momento porque también llegaron Dezita, su hermana y su tío.

Me delaté yo sola ante Wesker, tres sílabas y un pestañeo me delataron ante Wesker. Descubrió que era yo quien le estaba respondiendo los mensajes sobre las llaves de su coche. Salió corriendo a perseguirme por la playa, hasta que me alcanzó. Se las terminé devolviendo y nos pusimos a hablar de nuestras cosas.

A lo lejos vimos como el tío de Dezita estaba en problemas, se lo dijimos para que viniera a ayudarle. Fuimos hasta el hospital en el coche de Dezita. En el trayecto nos pusimos a hablar de lo peculiar que es la familia de Dezita y me quedé con un dato interesante para mí, el padre de Dezita y Almudena se llama Toni M.

Aparté a Dezita del grupo para preguntarle más cosas acerca de su padre. La empujé contra la pared agarrándola de la camiseta, quería saber si la inicial de su apellido se correspondía con Miranda. Me lo negó.

Se me fue la cabeza, me puse muy nerviosa ante esta posibilidad, le pedí perdón y volvimos con el resto del grupo. Pasé al hospital para que me atendieran mientras pensaba en cuántas hijas tendrá ese hombre, cuántos cabos sueltos deja esta posibilidad y si debería contárselo a Troy.

Nos fuimos del hospital y cuando me calmé un poco, le pregunté a Dezita si tiene más hermanas. Me dijo que ni su padre ni su hermana le dejan hablar de estas cosas. Le pregunté directamente si tiene más hermanas y si se llaman Sara o Sally, me contestó que no le sonaban esos nombres. Su padre tiene muchas mujeres y no conoce a todas sus hermanas.Le pedí que no contara nada de esta conversación a nadie.

Llegamos hasta el garaje central y allí nos despedimos, me dejó su moto para que pudiera llegar hasta mi casa. Creo que caminando hubiera llegado antes, pero agradezco el gesto. Dos personas en una moto me siguieron un rato y me pitaron, creo que no me seguían. Por seguridad, di un par de vueltas antes de llegar a casa.

«Así que es otra hija de Miranda. Otro problema. Es imposible que sepa lo de Sara. No la conoce, es imposible. Vamos a tener que hacer algo, se lo tengo que decir a Troy. Vamos a tener que intervenir.»

CAPÍTULO TREINTA Y TRES

#Michelle33

He estado varios días en Irlanda y ahora que he vuelto no tenía ganas de seguir trabajando en el negocio familiar con Ronan, me apetecía más salir con mis amigas. Me quedé un poco flipada cuando Julieta me avanzó que Gloria tiene amnesia y que hay temas que me afectan.

Cuando pude encontrarme con Julieta me detalló que Gloria tuvo un accidente de tráfico que le provocó un traumatismo craneoencefálico. Según avanzaba nuestra conversación, pude comprobar como el diagnóstico de amnesia temporal es poco acertado.

Gloria, no solo recuerda eventos que ha contado con excesivos detalles, sino que ha contado también cosas que no se deberían saber y que solo ella conoce. Todo lo que le ha contado a Julieta me sitúa en una posición demasiado delicada, le agradezco mucho la confianza y actuaré en consecuencia. No quiero tomar ninguna decisión en caliente.

Cambiando de tema, Julieta me propuso participar en una pelea por dinero. En su pasado, ella participó en estas peleas llegando a ganar casi 80.000$ que justificaba con su trabajo bailando en locales de striptease. ¿Julieta como subdirectora de uno de los bancos de la ciudad y con experiencia blanqueando dinero? Este dato nos puede servir para el negocio familiar.

Julieta tenía como persona de confianza para participar a Gloria, pero por razones obvias ya no puede contar con ella. Además, tampoco la quieren en El Templo porque, en la última carrera, se saltó las normas de participación golpeando a los otros competidores.

Con toda esta información, fui al Love Room para encontrarme con Gloria. No fue la conversación más distendida, ni pretendía que lo fuera. Me ha fallado y yo sí que no olvido. Le pedí que me devolviera el cuchillo que le regalé y me fui, no puedo seguir manteniendo una amistad con alguien que me puede poner en peligro de forma constante por lo que va contando.

Después de solucionar lo más urgente en lo que incumbe a Gloria, quedé con Ronan para una nueva venta de armas a Ricardo y aprovechar para hablar más sobre ciertas personas con las que podríamos trabajar. Se trata de Carlo Gambino y su socio, El Cejas, que quieren armas.

Carlo es muy bocas, demasiado presumido para ser discreto y demasiado torpe como para saber callarse a tiempo, no es el mejor cliente para un negocio como el nuestro. Sin embargo, con Cejas sí podríamos negociar utilizando a Ricardo y Roddy como distribuidores.

No hay ninguna conversación en este sentido en la que no salga Jimmy y sus múltiples cagadas. No logro entender cómo continúa vivo ni el motivo por el cual sigue siendo nuestro contable, pero lo que sé es que Julieta podría ser el mejor recambio para ayudarnos con la contabilidad de la empresa. Al parecer, no será necesario contar con nadie ajeno a la familia puesto que Ronan cree poder recuperar el bar que perdió hace semanas.

Antes de entrar a la reunión con Ricardo en la chatarrería, recibí una llamada de Julieta. Estaba muy alterada porque Gloria sigue liándola contando todas las conversaciones que tiene con la una y con la otra, está en una versión evil del teléfono escacharrado.

De vuelta con Ricardo nos explicó que Carlo Gambino necesita armas porque está incrementando la venta de anabolizantes en la ciudad y quiere protegerse. Hasta ahora, Ricardo ha estado trabajando con ellos directamente y no ha tenido problemas.

Por nuestra parte, preferimos que siga así. Nosotros le vendemos las armas a Ricardo y que él se las proporcione a Cejas y a Carlo, no sabrán que somos nosotros el origen.  Por mucho que Carlo quiera saber quién le vende las armas a Ricardo, seguiremos en un segundo plano.

Dado que Ricardo conoce a Carlo, quise saber más sobre él y su familia. Hace días se publicó que Toni Gambino -el hermano de Carlo- falleció, al igual que la mayoría de su banda (incluido Igor). Por mucho que los dos tuvieran negocios distintos, en esta ciudad se sabe todo y no es tan difícil desvincularse del pasado. No nos involucraremos de forma directa con alguien con este historial.

Carlo y Cejas no son los únicos que quieren desvelar nuestra identidad, hay un tal “J” que recibió un burofax de Igor poniéndole al tanto de toda la situación de la ciudad y le pasó la información sobre nosotros y el motivo de nuestro negocio. Este tipo tiene un almacén con cocaína y por muchas armas que necesite, su contacto seguirá siendo Ricardo.

Regresamos a nuestro almacén para cerrar el negocio y echar cuentas. Ronan ha bajado el precio de las armas y de los cargadores a la mitad (15 mil por las armas y 500 por los cargadores), con esta medida ha conseguido aumentar el volumen de venta. Ahora tenemos un total de 1.7 millones de libras que necesitamos blanquear.

El 4 de junio de 2022 se disputó en el estadio de La Romareda, en la ciudad de Zaragoza, la segunda edición del partidazo de youtubers organizado por DjMariio.

La primera edición de esta iniciativa tuvo lugar en el estadio Santiago Bernabéu en el año 2019 y enfrentó al equipo de DjMariio contra el equipo capitaneado por The Grefg. Un encuentro que terminó llevándose el equipo visitante en la tanda de penaltis. Tres años después la revancha está en juego con los mismos capitanes.

La retransmisión de esta segunda edición ha estado conducida por Josep Pedrerol como presentador, acompañado en la narración por Axel Martínez, Ibai Llanos y Miguel Ángel Roman, y, a pie de campo, Rodrigo Fáez y Cristinini.

En el terreno de juego el encargado de repartir justicia, Cristóbal Soria como árbitro, y en los banquillos, por parte del equipo de DjMariio, el entrador ha sido Tomás Roncero y del equipo rival, el equipo de Youtubers, Jorge D’Alessandro.

17.000 asistentes y una retransmisión online que llegó a alcanzar los 400.000 espectadores corroboraron que no se trataba de un partido de fútbol cualquiera. La tensión y la igualdad en el marcador, tras los 90 minutos de rigor el marcador era de 4-4, volvieron a llevar el encuentro a la tanda de penaltis.

Una tanda de penaltis que comenzó una intensa lluvia y rozando la épica como las grandes noches en un estadio mítico de la Liga Española de fútbol, el estadio del Zaragoza, terminó con la derrota del equipo de Mario y otra victoria más para el equipo capitaneado por TheGrefg.

Spursito no solo se lleva un partidazo para el recuerdo con goles decisivos y una actuación sobre el terreno de juego sobresaliente, se lleva también la galleta que le condecora como el MVP del partido.

Por mi parte solo me queda añadir mi agradecimiento por haber formado parte de esta locura de evento donde me lo he pasado genial con todos los jugadores y con la grada animando sin parar durante los 90 minutos más la tanda de penaltis.

¡Hasta la próxima!

C.

¡Hasta la próxima semana!

Os dejo el enlace al programa por si no lo habéis podido ver.

No, no he terminado de perder la cabeza. Hoy toca hacer el programa al revés, comenzamos con la despedida y nos despedimos con la bienvenida.

Ale Agulló, nuestra tiktoker de referencia, se ha ido de vacaciones y antes nos ha dejado grabada su sección de esta semana en la que conoceremos más sobre ella y sus pomos (¿sobran pomos o faltan puertas?).

También nos ayudará a aumentar el número de seguidores en nuestras redes sociales, no nos hacemos responsables si sus consejos no funcionan, y con unos consejos de los que tampoco nos hacemos responsables.

Hoy como el programa es al revés, en lugar de desear que Ale se lo pase muy bien en sus vacaciones, le diremos que se lo pase fatal, pero solo porque la dinámica lo exige. A quien deseamos que todo le vaya muy bien es a nuestro entrevistado de hoy: Walls.

La dinámica que hemos preparado para Walls consiste en el escoge tu aventura de toda la vida. Es un juego muy parecido al que podéis encontrar en un libro titulado ‘Gamers en líos’ donde también tenéis que escoger vuestro propio camino siguiendo una historia.

Murcia, 8 de julio, son las 6 de la tarde y es la hora de bajarse al parque a ver a los chavales. Te levantas del sofá, te pones la ropa que hay encima del escritorio y escribes en el grupo de Whatsapp que estás bajando. Antes de salir de casa, ¿qué haces?

Este es el comienzo de la aventura y si queréis saber cómo termina, tendréis que ver el programa.

(P): Hemos venido a hablar de tu nuevo disco. Cuéntanos, estás disfrutando del resultado, cómo ha sido…Hasta ahora habías sacado temas, pero no un disco entero.

(R): Llevaba mucho tiempo con la idea de sacar un disco. Para mí los artistas, y la música en general, van en función de los discos y de los conciertos, a pesar de que, ahora con todo el tema de las redes, la música funciona mucho de singles. A mí me hacía ilusión sacar mi disco y sacar un proyecto más largo que tenga un concepto. Me gusta tener mi cd y poder regalárselo a mi madre.

Estoy muy contento porque desde que salió la acogida está siendo muy positiva. El otro día toqué en Irún, hacía dos meses que había salido el disco y era la primera vez que tocaba en un concierto con el disco fuera y la gente ya se sabe los temas.

(P): El disco se llama ‘Los niños del parque’, ¿quiénes son y qué buscas transmitir con el disco? ¿Eras un chaval que se te iba la hora en el parque?

(R): Los niños del parque son mi grupo de colegas de Murcia. Hay algunos que son colegas de toda la vida y otros que conocí después, nos fuimos juntando por Murcia porque teníamos relación con la música. Había gente que producía, gente que grababa vídeos, gente que tenía una marca de ropa, gente que rapeaba…Al final nos unió la música y se convirtieron en mi grupo de amigos.

Con el disco quiero rendir un homenaje a mi tierra y a mi peña. La verdad es que mi grupo de colegas tampoco nos llamamos así, en Whatsapp nos llamamos ‘La Crew’ una cutrez de nombre.

(P): En este disco hay varias colaboraciones, ¿con quién tienes especiales ganas de colaborar en un futuro, tienes algún deseo oculto por colaborar con alguien?

(R): Si me pongo a tirar por lo alto y random, por ejemplo, yo soy súper fan de Post Malone, pero no tendría sentido.

(P): Al hilo de esta colaboración que te gustaría, aunque sea tirando por lo alto, ¿hay algún artista que no tenga nada que ver con tu estilo y con quien te gustaría colaborar?

(R): Gente del urbano, peña que quizá hacen rap que no es mi movida y puede quedar curioso.

Ojalá la pregunta que cerrara todas las entrevistas fuera sobre la tortilla de patatas, pero no. Es una pregunta mucho más delicada si cabe todavía, la pregunta del acantilado que hoy no tiene sorpresas, aunque sí ensañamiento y desprecio. El marcador va 13-5.

Un reportaje perfecto el de Luc una semana más y eso que todavía no lo hemos visto.

¿Te gustaría que Kapo y yo fuéramos tus jefes? Si la respuesta es afirmativa y quieres colaborar en el programa ahora puedes hacerlo. En el Ubeat live que tendrá lugar entre el 1 y el 3 de julio, tendremos el primer día un programa en directo y celebraremos un casting de colaboradores para buscar nuevas caras.

Esperamos vuestros vídeos para ver qué sois capaces de hacer para ganar ese abono completo y para poder colaborar en el programa y que nosotros seamos tus jefes.

Otra cosa que también esperamos son unas camisetas sorpresas oficiales y especiales del programa diseñadas en exclusiva para Bruno y para mí. Esta es la opción que hemos escogido para la semana que viene.

Os damos la despedida en forma de bienvenida a un nuevo programa de Hoy No Se Sale.

¡Buenas!

¡Buenas!

Hoy es martes, ni te cases ni te embarques, a menos que, lo hagas viendo tu programa favorito, entonces sí, puedes hacerlo -mentira, es miércoles, pero no podía cambiar la rima. No me lo tengáis en cuenta-.

La semana pasada elegimos imitar acentos y se supone que es algo que se me debería dar bien, porque hablo varios idiomas, pero que por alguna extraña razón es lo que peor se me da. Por favor, que nadie se ofenda. Para la semana que viene hemos seleccionado la opción del revés, Christopher Nolan quién te conoce.

A quien sí conocemos y no queremos perderle nunca la pista es a Luc. Esta semana no le sobra calle, le falta pavimento para puntuar todo el mobiliario de la ciudad. Elementos de la calle que vemos todos los días y que nunca te habías parado a pensar sobre su utilidad.

Los invitados de esta semana forman uno de los grupos que más lo están petando y uno de los grupos cuyas canciones hemos cantado más de una vez: Morat.

(P): En 2015 pegáis el gran hit con la canción ‘Mi nuevo vicio’ con la participación de Paulina Rubio, ¿cómo surgió esa colaboración?

(R): Lo de Paulina fue muy loco, nosotros empezamos a grabar esa canción y no sabemos cómo le llegó por varios lados y quizá el tema de la coincidencia hizo que le llamara la atención para cantarla con nosotros. Es una locura porque en ese momento no había pasado absolutamente nada con nosotros, no estábamos en el mapa de ninguna forma y siempre fue para nosotros un motivo de agradecimiento.

(P): De colaboraciones va el tema porque la última, que ha sido muy loca y que nadie se esperaba, ha sido con Duki. Tenéis estilos muy distintos que se han unido en una canción

(R): Estamos en un punto de nuestra carrera en el que ya colaboramos con artistas que era obvio colaborar, creíamos que era el momento de asumir más riesgos y llamar a gente que en principio no tuviera ningún sentido y hacer canciones que lograran dar esa coherencia. La gente al principio no sabía cómo lo íbamos a hacer funcionar y eso es lo que más nos complace, sorprender a la gente con algo que no es obvio.

(P): En esta colaboración hay un esfuerzo en eliminar el género de la canción que sea interpretable en todas las direcciones de género. ¿Os ha costado mucho hacer este trabajo de desmigar cada detalle para que cualquiera pueda sentir una identificación?

(R): La gente suele pensar que hacer las cosas sin identificar un género es más difícil de lo que es. Nosotros al componer la canción nos dimos cuenta de que lo tocaba cambiar no era mucho, no decíamos palabras con género salvo un par de artículos. Entonces, realmente, no fue muy difícil. Sin embargo, sí nos parece que es interesante hacer estos esfuerzos para dejar saber que somos conscientes de esto.

(P): En septiembre tenemos la gran suerte de teneros por España, ¿qué podemos esperar de la gira?

(R): Estamos muy emocionados de volver a España, ya casi es una tradición girar los veranos por España. Es una gira nueva ofreciendo un concierto completamente rediseñado.

La pregunta que cierra la entrevista y que hunde un poco más la moral a Bruno y que no decepciona nunca, la pregunta del acantilado vuelve a condenar a Bruno una semana más.

La dinámica que hemos preparado para Morat es El reto de HNSS y os recomiendo que veáis el resubido del programa para que sepáis todas las preguntas y respuestas de nuestros invitados. Por supuesto, también os recomiendo saber cuál es la pregunta que nos tocó contestar a nosotros.

Cerramos el programa de hoy jugándonos la continuidad en Ubeat con la sección de Spursito y su top 3 de españoles con una edad comprendida entre los 60 y los 70 años. Como no podía ser de otra forma, Siro López ocupa el primer puesto, ¿quiénes habrán quedado top 2 y top 3?

Dejadnos en los comentarios de nuestras redes sociales si hubierais elegido otro top 3 y cualquier otro comentario que queráis hacer sobre el programa.

Mucha suerte en la gira a Morat y muchas gracias a Bruno, Luc y Spurs por acompañarme una semana más. Os dejo el enlace al programa.

¡Hasta la semana que viene!

C.